Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   10/01/2011 a las 02:55 Valoración: 3
Economía de Mercado, Obsolescencia Programada, y Recursos limitados
Foto: Economía de Mercado, Obsolescencia Programada, y Recursos limitados

Introducción

Desde que empecé a estudiar informática me di cuenta de dos cosas: que realmente la informática no me satisfacía como tal, y que quería dedicarme a algo distinto a la programación (aunque parezca mentira a la mayoría, la informática ni es arrelgar impresoras, ni configurar ni entender el Windows, ni programar. Es algo que va más allá). Como se ve, por ahora he fracasado estrepitósamente dedicando demasiados años de mi vida a su "estudio" y más de tres a la programación. Así pues, en mis ratos libres básicamente me he posicionado de manera yuxtapuesta a mis labores profesionales, y he programado más bien poco en casa.

Pero desde hace dos o tres años he tenido tres ideas para portales web. Una es ésta, DeSastreCajón, que aunque no copa las espectativas más altas, y no desde luego en cuanto a colaboraciones (¡ejem!), algunas personas se dejan caer asíduamente por acá, y algunas visitas también llegan por búsquedas en Google.

Las otras dos ideas fueron una "comercial", que podría dar bastante fruto pero requeriría un buen equipo de trabajo, y un portal verde, donde se recogieran consejos y pensamientos ecológicos, orientados a hacer esta vida más sostenible desde el punto de vista de los recursos y el equilibrio con la naturaleza. Mientras no haga algo relacionado con esta segunda idea, no estaré contento. Ya veremos cómo se le da salida. Hasta entonces, sólo puedo utilzar DeSastreCajón para recoger mis pensamientos más verdes.

Economía de Mercado

Que conste que acá se vana plantear problemas para los que me temo que no hay una solución óptima ni facil, ni agradable. Y por supuesto, yo ando perdido al respecto.

A nadie se le escapa que la economía que tenemos tanto a nivel nacional como a nivel internacional es un capitalismo moderado, intervenido y suavizado por los gobiernos. Una economía de mercado se define de varias maneras, pero algo fundamental es que el precio de un producto (bien o servicio) lo define el mercado, donde oferta y demanda se encuentran. Típicamente la escasez y los valores añadidos hace que un producto tenga un elevado precio. Esto es importante porque el precio de un producto ya no representa directamente el valor de las materias primas y el coste de producción, sino que fluctúa según modas, y según precios también se establecen modas en pro de la exclusividad.

En principio esto hace que la economía se base en leyes naturales, lógicas, que sin embargo también permiten establecer trampas y plantean engorrosos problemas: no rentabilidad en casos de sobreabundancia, crear escasez de manera artificial, etc... el problema es muy complejo y mis clases de economía quedarón muy atrás en el tiempo.

Pero el verdadero problema se vislumbra cuando somos conscientes de que las sociedades son inseparables de su economía, y ésta última ha acabado tiranizando a la primera, o sea, que la eonomía y sus leyes de mercado tienen tanto peso y tanta importancia, que la organización de una sociedad se ve total y radicalmente orientada según las leyes económicas y los intereses de los distintos actores desde el punto de vista de la economía.

Así, lo que tenemos es que nuestra sociedad, o me atrevería a decir que casi la totalidad de las sociedades modernas en el planeta, se ven modeladas a imagen y semejanza de los elementos, mecanismos y objetivos que desde la realidad económica se marcan. Esto en principio, si no se entiende en absoluto, deja a uno indiferente o moviendo la cabeza negándolo. Si se medio entiende, se dice un "pues claro", y parece algo totalmente natural y de cajón, que no debería de sorprender a nadie, vaya. Y cuando se tiene una visión un poco más profunda y global, del estado de las sociedades y de la economía de mercado, preocupa y hace fruncir el ceño.

Primeros problemas

¿Cuál es el verdadero problema acá, o mejor dicho, el problema primigenio? Que una sociedad no debería de organizarse en torno a y desde la economía, por el mero hecho de que la economía sólo representa un aspecto interno e interrelacional de las sociedades, que es el intercambio de bienes de manera organizada (y evolucionada), dejando de lado todas las demás dimensiones humanas y sociales, obviando las necesidades del "alma", que son muchos y definitorios del ser humano, y creando una crueldad indolente hacia los elementos no óptimos de la misma, los que menos producen, y que por economía "salvaje", deberían de morir o no sobrevivir al sistema. No hay que cegarse tampoco a las evidencias, y hay por ende que reconocer que esto ya no es así, no vivimos en un capitalismo salvaje, y los diversos estados velan en mayor o menor medida por un siempre discutible bien común, mediante herramientas como la intervención de los precios y los servicios sociales.

Pero ahí queda también el innegable hecho de que poderoso caballero es Don Dinero, y que aquellos que lo manejan, establecen los mecanismos de la sociedad en mayor medida de lo deseable.

Por otro lado.... ¿realmente el sistema de producción óptimo y más benficioso desde el punto de vista de la sociedad es al que se converge desde las leyes del libre mercado? ¿Tan sabia es la naturaleza del libre mercado para que además contribuya al desarrollo de la sociedad? evidentemente no, porque como ya he señalado antes, es sólo una expresión parcial de una de las múltiples dimensiones del ser humano en sociedad y la convivencia entre sociedades, tendiendo además a la tiranía de quien osteta más dinero.

Pudriéndose las raíces

Ya queda claro el punto de vista que se quiere mantener acá: la economía actual define la organización de las sociedades y sus prioridades, y eso es algo que reduce las posibilidades de desarrollo de la misma. Pero si concretamos un poco más, no pecaremos de pesados ni agostaremos precisamente el tema. Nada más lejos de la realidad, convendría mostrar una de las primeras materializaciones de esta concepción de la sociedad.

En una sociedad se establecen distintos marcos como pueden ser el cultural, el político o el productivo. Echemos una mirada tan sólo al productivo.

¿Qué ocurre si dejamos que la sociedad se defina desde la economía, o en gran medida condicionada por ella? Pues que la producción y la actividad laboral se orienta a producir esa representación abstracta de bienes que es el dinero. Esto tiene dos consecuencias muy importantes a tener en cuenta:
  • Que si las leyes para producir dinero son incorrectas, erróneas o inmorales, la actividad productiva será incorrecta, errónea o inmoral
  • Que las metas marcadas por la economía para la actividad productiva de una sociedad difieren sensiblemente de las necesidades de una sociedad en cuando a sociedad, que en realidad van más allá de tener o no dinero


Echemos un ojo a qué es producir dinero hoy en día. El dinero que se obtiene de la comercialización de un producto ya no representa realmente el valor de dicho producto, y el trabajo de cada elemento productivo ya se tasa de una manera no correspondiente al esfuerzo, de la misma manera que los recursos naturales implicados en la cadena productiva y de consumo se ven afectados de manera negativa y antinatural, poco ecológica, en cuanto a su precio. Eso es consecuencia directa de la economía de mercado. Y Eso en cuando a lo que trabajo y producción convencionales se refiere.

Pero hoy en día no se hace dinero así. El dinero ni siquiera tiene que ver con el trabajo y el producto, sino que la especulación de mercados, las inversiones, y las complejidades asociadas a financiación y deudas suponen unos beneficios de lo más curiosos (y enormes). Y esto, va más allá de esfuerzos y pericias de expertos en inversiones. Me enteré el otro día de que existen aplicaciones informáticas que analizan las tendencias en los tipos de cambio entre divisas, para mediante rápidas transacciones entre diversas cuentas en diversas divisas, cambiando divisas, vaya, hacer dinero contínuamente. ¿Esto es algo productivo?

¿Para qué valen estas actividades económicas? ¿Para qué valen estos elementos productivos de la sociedad? ¿Por qué se orientan los sistemas de producción convencionales hacia estas nuevas maneras de hacer dinero?

¿De verdad el fin último de un trabajo es hacer caja, y ya que hacer caja es el fin último del trabajo, es de verdad sano para la sociedad este tipo de orientaciones?

¿No será más bien perjudicial esta injerencia de lo económico en el diseño y evolución de las sociedades, algo contraproducente a largo plazo y productor de absurdas injusticias y diferencias sociales en la inmediatez?

No olvidemos que a estos juegos sólo pueden entrar unos pocos que ostentan el dinero. Esto abre una brecha, o más bien incrementa la brecha de las diferencias sociales. Y como beneficio de la sociedad encontramos... absolutamente nada. Aire, que es precisamente su trabajo: aire, enriquecerse.

Marketing y valores

Sigamos viendo los elementos que entran en juego. El marketing o márqueting (adaptación fonética recomendada por la RAE) es el elemento que posibilita o mejora la comunicación entre la oferta y la demanda. Esta relación bidireccional implica que el productor "escucha" o conoce mejor las necesidades de la sociedad para así adaptar sus productos a las mismas, y que el comprador puede conocer con más detalle cuál es la oferta que hay en el mercado. Visto así no hay nada que objetar, evidentemente.

¿Qué es lo que ocurre cuando se contempla el factor competencia en todo esto? si tenemos que competir con los diversos productores en un mismo mercado, aparte de mejorar el producto podemos echar mano de la herramienta del márqueting. Está demostrado que unas buenas estrategia y campaña de márqueting marcan una diferencia y nos reportan unos beneficios competitivos iguales o mayores que una focalización en el producto en sí. Esto también es natural, pero no todo lo natural se salva de ser contraproducente.

Entre otras cosas, el márqueting o marketing de una empresa se marca como meta el crear necesidades entre la población, algunas de ellas totalmente absurdas en el mejor de los casos, y en el peor, totalmente contraproducentes para los bolsillos de los indivíduos, la economía de un país a largo plazo y la realidad de producción y disponibilidad de recursos, ya del todo fuera de balance, como a cualquier persona con dos dedos de frente y tres telediarios vistos no se le escapa.

No sólo tiene el marketing estas obvias desventajas, sino que habría que analizar cómo afecta su existencia en la evolución de la sociedad.

El marketing funciona mejor cuando se apela al plano inconsciente que cuando se trabaja con el consciente o racional. La naturaleza del hombre hace que por lo general tengamos una mayor reacción ante la estimulación de nuestras simpatías o miedos que ante razonamientos convincentes. Esto no lo digo yo, esto lo dicen los estudios psicológicos en que se sustentan las teorías y estrategias de marketin. La risa mejor que el miedo, el miedo mejor que los argumentos racionales. O así lo estudié yo.

Tal y como yo lo veo cada vez que enciendo la televisión, se ha creado sin quererlo un ambiente que sobreestimula el ego de las personas, y por ende su parte más egoísta. Gran parte de las campañas publicitarias hacen un uso desmedido de eslógans que apelan directamente a nuestros puntos más débiles y más egoístas: nos dicen, sin quererlo y sin querer evitarlo, que lo que importan, lo que prima, es nuestro placer, nosotros mismos. Está claro que hacer cosquillas a nuestro ego tiene réditos comerciales, si no las campañas comerciales serían de otra manera. Cuántas veces nos dicen cosas como "tú lo vales" o "no te lo niegues" o "tú eres especial" o "lo más importante eres tú". Uno de los problemas que conlleva el uso abusivo de estas frases, es que al final los miembros de la sociedad se los creen, y se vuelven más egoístas de lo que serían si no estuvieran bajo el bombardeo CONSTANTE que se hace cada minuto en televisión, radio, o que aparece en carteles o publicidad en Internet.

Estamos seguramente en uno de los momentos más egoístas de la historia de la humanidad. Segurísimo. Y a mí no me cabe duda de que la sociedad actual es en parte un producto de las campañas de marketing orientadas al hedonismo natural y egoísta de la naturaleza humana, que aunque tenga su sentido biológico, no estaba pensada como parte para su sobreestimulación.

Todo esto tiene que ver y mucho con el desarrollo y consolidación de una sociedad. Pero me gustaría señalar algo que en su día Huxley ya alertaba como peligro actual: y es que, el desarrollo tecnológico, y más allá de él, el psicológico y del márqueting, nos ponen frente a un condicionamiento de masas a través de estímulos no racionales. En concreto, expresaba su preocupación ante el hecho de que ahora un político ya no hacía política y era elegido en base a una política, sino que era un producto de marketing con un target determinado, al cual se llegaba apelando no a su parte consciente y racional, sino a su parte inconsciente, irracional.

Y así, sobreestimulados en el egoísmo, condicionados por nuestra parte irracional en nuestras decisiones e impelidos a un consumo incontrolable, evolucionamos como sociedad, y con una total ceguera ante los problemas que se generan pues el márquetin, que dice lo que está de moda y lo que no, que hace ver cosas atractivas o "guay", o al contrario ridículas, hará ver que todo esto mola, va bien, y que criticarlo es ridículo.

Y por todo esto, considero que el marketing es uno de los grandes peligros de la sociedad moderna, que invita a unos excesos, unos egoísmos y una superficialidad ciega absolutamente destructivas a nivel de sociedad y de indivíduo.

Obsolescencia Programada

No olvidemos que partimos de la premisa de que la economía es lo que condiciona la organización social y la organización productiva, y ya hemos visto cómo es así, y algunas de sus consecuencias negativas. Una de ellas, es que los miembros de la sociedad como sus actividades productivas están orientadas a producir dinero, extremando el margen de beneficios, que se traducirá finalmente en dinero con el cual poder desenvolverse en sociedad (lo cual cuesta dinero...).

La falta de otras metas superiores moralmente, y la ceguera y egoísmo que nos atoran, en parte de la mano del marketing, han llevado a ciertas circunstancias de dudosa moral: el marketing negativo que ya hemos visto (que retroalimenta este mismo hecho) y la obsolescencia programada.

Todo esto que estoy rescribiendo viene precisamente de haber visto (poco menos de la mitad) el documental que han emitido hoy en La 2 acerca de la obsolescencia programada.

Mucha gente ha oído alguna vez hablar de que las cosas ya no se hacen como antes, y de que uno de los factores que se tienen en cuenta a la hora de diseñar un producto para luego comercializarlo es su durabilidad. Y no precisamente para aumentarla, sino para acortarla en el tiempo.

Está claro que si tú vives de vender coches (que es el ejemplo más clásico a este respecto), no vas a vender el coche perfecto, ya que el día de mañana no tendrías ya nada que vender. Y tienes que vender algo, porque la vida no es gratis y necesitas dinero para poder vivir. Y es tonto vender algo que dura toda una vida, y no necesita ser reemplazado. Claro, esto parece natural, enfocado así. Pero veamos un poco la historia de la obsolescencia programada. Entre otras cosas, porque dará una perspectiva más acertada y justa del problema.

Edison comercializó su primera bombilla en 1881, la cual duraba un total de 1500 horas. Más tarde, en 1911, un anuncio en prensa española destacaba las bondades de una marca de bombillas con una duración certificada de 2500 horas. Poco después, en 1924 un cártel (asociación ¿ilícita? y clandestina) que agrupaba a los principales fabricantes de Europa y Estados Unidos pactó limitar la vida útil de las bombillas eléctricas a 1000 horas. El nombre con el que se conoce a dicho cártel es Phoebus y oficialmente nunca existió... pero a día de hoy se sabe perfectamente, gracias a documentos encontrados entre otros muchos de los que pertenecieron a los integrantes de dicha mafia, que sí existieron dichos pactos y sí se ejerció presión a todos los fabricantes para que impedir que nadie fabricara bombillas de mayor duración de 1000 horas de funcionamiento. Esto históricamente se considera el comienzo de lo que se ha dado en llamar "obsolescencia programada", y que poco después se produjo de nuevo con un material increíblemente resistente, de infinitas bondades: el nylon, tan bueno que el creador recibió tal presión que él y su equipo de trabajo tuvieron que rehacer su investigación para crear algo de inferior calidad al producto inicial, y así no poner en riesgo su negocio.

A día de hoy tenemos este concepto de producción en productos electrónicos de consumo diario como impresoras o iPods. En el documental de La 2, Comprar, tirar, comprar, se muestra cómo impresoras que se venden a día de hoy llevan integrado un chip contador de usos, que una vez alcanzado el límite establecido inutiliza la impresora. Tal cual suena.

Estos chips, estos diseños, y estos secretismos en acuerdos presumiblemente más que ilegales, lanzan sospechas más que fundadas sobre la dudosa moral de este sistema de producción que tenemos a día de hoy. Si se tratara simplemente del primer punto de vista, "necesito dinero y si te vendo algo perfecto, ¿de qué voy a comer mañana?", no haría falta ni tanto sectarismo ni secretismo, ni coaccionar a las empresas de un sector, ni instalar chips que directamente te inhabilitan, de manera no declarada en el momento de la venta, un producto.

Como digo, la realidad moral de estos hechos, ni es tan simple, ni desde luego es facilmente defendible.

A todo esto... ¿a nadie le hace sospechar la falta de rendimiento a la que tienden algunos equipos informáticos con el tiempo, a pesar de lo realmente potentes que sean? Sí, en las aplicaciones informáticas se meten también algoritmos no optimizados, y código cuya intención directamente es hacer creer al usuario que necesita renovar su equipo informático.

Problemas derivados de la Obsolescencia Programada

El verdadero problema va más allá de que ahora los productos sean más baratos pero estén diseñados para que no duren.

Este verano no, el verano pasado, Orange me ofreció con los puntos que tenía, un teléfono móvil mucho más evolucionado y mejor que el que tenía en ese momento. Gratis. Y no lo acepté. ¿Por qué? porque no lo necesitaba, y porque se genera una cantidad impensable de basura electrónica a cada minuto que pasa. Nosotros no lo vemos, porque no es que haya nadie que nos tape los ojos, pero ciertamente poca gente saca rédito de abrírnoslos a estos hechos: Asia y África son los destinos principales de toda la basura, miles y miles de toneladas de componentes electrónicos altamente contaminantes.

En general los programas informativos de la televisión española son algo peor que lamentables, asquerosamente idiotas, vaya. Pero hoy en Antena 3 me he llevado la sorpresa de ver cómo han dedicado unos minutos precisamente a este tema. Por fin en una cadena boba sacan a la hora de comer un pedacito de la mierda que todos vamos dejando, eso sí, lejos de casa.

Miles de personas viven en África reciclando componentes electrónicos y metales como el cobre de la basura electrónica que de una manera peligrosa y totalmente injustificada generamos en los países ricos, y de una manera cada vez más creciente. El problema viene de que estos resíduos no deberían de estar ocupando espacios naturales que antes estaban bien conservados, ni llegar a manos de gobiernos irresponsables (como nosotros como consumidores compulsivos e inconscientes), ni ser procesados de una manera incontrolada por manos no cualificadas. En poblaciones pobres de India, miles de niños son ajenos al hecho de que contraerán graves enfermedades pulmonares, irreversibles, por sustraer el metal que les interesa quemando el plástico de los circuítos integrados en cualquier parte menos donde se debiera. Y a nosotros, nos da igual. O por lo menos, a unos más que a otros.

Evidentemente si los productos duraran más, la conservación de la naturaleza, el control de la contaminación y de las enfermedades derivadas serían muy distinto. No agotaríamos los recursos, y no expoliaríamos países de gobiernos inmorales donde gente necesitada e inculta es manipulada en guerras fraticidas o faccionistas, en gran medida por agentes externos con intereses económicos en la zona. Y esto ocurre a día de hoy.

Algunos datos:

  • El coltán es una aleación necesaria para componentes electrónicos, cuyo principal exportador es Congo. Es un recurso no renovable cuya exportación está vinculada a la financiación de guerras con millones de muertos en Congo, así como a robos por parte de Uganda y Ruanda. Saber la dudosa moralidad del origen del material, no parece suponer ninguna diferencia para los compradores.
  • El coltán también está vinculado a la explotación de trabajadores y a desastres naturales
  • El proceso de reciclaje de basura electrónica, teniendo como protagonistas India y China principalmente, produce en todas sus fases liberación de elementos altamente tóxicos. Esta basura electrónica se exporta principalmente desde Estados Unidos.
  • Respecto a la producción de resíduos electrónicos, un informe de la ONU estimó en el 2010 que China genera 2,3 millones dede forma doméstica, sólo superado por Estados Unidos con cerca de 3 millones de toneladas. Asimismo, China continúa siendo el mayor vertedero de residuos electrónicos provenientes de los países desarrollados a pesar de haber prohibido las importaciones de este tipo de residuos.
  • Se estima que la cantidad de resíduos electrónicos en India crecerá un 500% para 2020


A todo esto, la mentalidad que se tiene en Asia, por lo que he podido observar, respecto a temas de compromiso con el medio ambiente o relativos a buenas políticas en general, es que "Occidente se debería de callar y dejar hacer a Oriente, que al fin y al cabo nosotros hemos estado expoliando, colonizando y contaminando desde hace tiempo y ahora queremos ser los jueces internacionales que les prohíban hacer lo mismo a ellos". Es la clásica argumentación egoísta e inconsciente a la que se tiende tan frecuentemente, que básicamente se puede reducir a: "Si lo hace todo el mundo, yo también puedo".

Recursos Limitados

La realidad es que la materia prima con la que producimos todas esas cosas innecesarias para nuestra vida y un bienestar razonable, pero cuya producción es importante para que nuestro sistema productivo funcione bajo las premisas de nuestro sistema económico, es limitada y se está acabando. No sólo estamos cambiando el entorno natural y beneficioso por un entorno contaminado y perjudicial para la salud (y con dificultades para que se mantenga en pie), sino que además llegará un momento en que producir nuestros bienes será difícil porque nos faltará materias primas.

O sea, que nuestro sistema económico marca unas pautas de producción que son dañinas para la sociedad, el indivíduo y la naturaleza... ¡y además tienden vertiginosamente al colapso!

No parece que estemos apostando por una idea correcta, vaya.

El problema se agrava y complica, ya que según la economía muestra sus limitaciones y problemas, llegando a las crisis como la de Estados Unidos de finales de los años 20, se van aplicando medidas desesperadas que no hacen más que posponer una agonía más dolorosa. En los Años 30 se tomaron una serie de medidas más o menos positivas llamadas "New Deal", que no terminaron de eliminar tampoco el problema de raíz, pero enseñaron que el Estado tiene que intervenir como garante de una serie de necesidades básicas del indivíduo y buscar el estado de bienestar. Más tarde en los años 40 tuvieron que apoyarse en el sector armamentístico para producir ese dinero tan necesario. Pero lo interesante es que la Gran Depresión ocurrió tras un fuerte crecimiento económico, convirtiéndose en algo radicalmente opuesto poco después. Más tarde, otro gran crecimiento en la producción, siempre necesitando un gran consumo, que puede suponer un motivo de endeudamiento. Y mantener este sistema en equilibrio no sólo es difícil, sino que la espiral de crecimiento productivo necesario para el crecimiento y estabilidad económicos, tiene un límite bien claro: los recursos naturales. O sea, que no sólo el sistema productivo parece verse limitado y encauzado al colapso (tal y como producimos en la actualidad), sino que el sistema económico que se sustenta en él, se muestra peligrosamente absurdo.

¿A dónde nos lleva el empecinarnos en mantener este sistema económico? ¿a dónde, pues, mantener el mismo sistema productivo? ¿tiene alguna salida?

Parece además, que el mismo sistema económico que reclama como natural una obsolescencia programada para mantener una producción que dé comer al productor y empleados, agosta esos recursos... cada vez más escasos y peor aprovechados... por su obsolescencia programada. Terrible a la par que absurdo. Contradictorio.

Actitudes en respuesta

Si yo viera una solución en algún modelo político y económico, que nadie dude de que no estaría acá ahora escribiendo esto, o también, pero sobre todo me dedicaría a cambiar la sociedad con dicho modelo.

Pero el no tener una solución no nos justifica que sigamos cometiendo errores. Debemos de plantearnos un consumo responsable, y no ampararnos en que nuestro comportamiento tiene poco impacto para así hacer lo que nos dé la gana. Más bien, nadie debería de argumentar en este sentido, y así todo funcionaría bien. Esto quiere decir, que si argumentas así eres parte del problema.

Está claro que el cambio que hace falta es a un nivel global, mayor del que podemos lograr como indivíduos. Pero como indivídos podemos tener un comportamiento responsable y desacelerar la destrucción en la que nos hayamos metidos de lleno. Hacer pequeños gestos como procurar controlar el gasto de agua que hacemos, no comprar productos innecesarios (llevaba 12 años sin comprar un ordenador, reciclando lo que ha llegado a mis manos o cogiendo directamente material de la calle, y soy informático, y no me he muerto), no pensar que el motivo para comprar (¡o aceptar un móvil regalado!) es lo bueno que es, sino la falta que realmente me hace, moverte en medios de transporte público, o andar, o moverte en bicicleta, o coordinarse entre amigos para coger el menor número de coches posible, son actitudes que sí tienen un impacto.

En España, que somos una sociedad de la que cada vez me cuesta más no avergonzarme, estamos décadas por detrás de otros países europeos donde se respeta la salubridad del aire y a los no fumadores, y donde ya hay muchísima gente concienciada de que hay que comprar o ser propietario de las cosas que realmente se necesitan, y no de las cosas que me producen simplemente placer.

Todos hacemos compras innecesarias, todos. Pero no todos nos planteamos estos hechos, y tratamos de reducirlas. Hay gente que no se pone ningún tipo de límite, y te dirán que tú también compraste o gastaste algo que era innecesario. Y tienen razón, pero no tienen razón. Porque no es lo mismo ocho que ochenta. Quien así razona no analiza correctamente el problema, y quizás ni siquiera se haya parado un minuto a pesar en lo estúpido de su planteamiento, estimulado por otro lado por el marketing con que somos bombardeados: "te lo mereces", "tú eres especial", "date un capricho", etc...

Comprar cosas que sean más caras pero supongan una mayor justicia al trabajador, es importante también.

Vigilar el consumo energético. Promover estas ideas ecológicas. La ecología no sólo se puede ver como una conservación y mejor mantenimiento de la naturaleza, sino también de la economía, que como hemos visto tal y como está enfocada ni ayuda a las sociedades, ni se ayuda a sí misma. Las ideas ayudan a cambiar el ambiente, y no son personas concretas las que definen la realidad, sino que es el ambiente el que permite una u otra realidad.

Haz pensar a la gente, y reflexiona tú mismo sobre ti. Hagamos que los cambios sean más controlados y graduales y no simplemente impuestos por pura y brutal necesidad. Seamos conscientes.

Necesidades Reales, Ecología y Producción

La sociedad no se debería de organizar alrededor de unos principios económicos, condicionando su modelo productivo y concentrando sus recursos humanos y materiales en la producción de cosas innecesarias.

La sociedad tiene unas necesidades no cubiertas mucho más imperiosas y escandalosas que el que podamos cambiar de móvil cada 6 meses (o menos, algunos). La educación, la sanidad, el cultivo de valores humanistas y el arte y la cultura deberían de estar entre las prioridades de una sociedad y sus esfuerzos, pero lo que no debería de faltar tampoco a nadie sería comida ni alojamiento. Por supuesto sin crear vagos, pero lo uno no quita lo otro.

Hay necesidades más básicas y peor cubiertas que las que se crean para mantener el modelo económico, que por otro lado está abocado al fracaso. Si bien es cierto que el que los productos duren más resta beneficios, hay otras cosas que hacer, por un lado, y por otro supone que no estamos valorando los bienes en su justo precio. Si las cosas tienen que ser más caras, tienen que ser más caras. Si hay que trabajar en otras áreas no cubiertas, se organiza la sociedad y el trabajo de una manera más realista.

Pero si encima utilizamos materiales no reciclables, es que ya parecemos tontos. El sistema de producción tiene que estar totalmente enfocado al reciclaje: materiales no contaminantes, procesos no contaminantes reutilizando lo que ya existe, sin tener que acabar con los recursos naturales.

Aunque ya digo que no conozco una solución, un modelo político y social concreto, empezar con estas premisas nos ahorraría muchísimos quebraderos de cabeza.

Un saludo, y espero que esto llegue a mucha gente.

Visto: 1176 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Festejando el amarillo Esta frase me gusta. Otra del mercado de Luang Prabam Esperando en el mercado Mercado de Luang Prabam (y van...) paraguas Torres de alta tensión Partidita Chinos en formación Expo de Shanghai: Robot Jodido Pollo
 #1 Avatar de KimJongIl   KimJongIl   10/01/2011 a las 04:23
Lo primero que voy a decir es que parto de la premisa de que un porcentaje muy alto de la poblacion es estupida, y no hay nada que se pueda hacer para remediarlo, pues, como en algun lado escuche, hay niveles de estupidez de los que la gente ni es consciente que existen. Por lo tanto, no pretendo hacer un debate para "generar conciencia y pensamiento", es un debate puramente intelectual y egoista, no pretendo dar lecciones de nada a nadie, y mucho menos que alguien las acepte. Solo dare mi opinion personal e intransferible. Lo primero que he visto que no me ha gustado es cuando tachas al tercer mundo de egoista por querer contaminar lo mismo que hemos contaminado en el primer mundo durante mas de 150 años. Esto no es asi, y quitando el caso de los grandes paises como China o la India, en los que su competitividad capitalista con las grandes economias mundiales si hace que sea asi, las reivindicaciones de la mayoria de los paises en vias de desarrollo son pedir compensaciones economicas por los siglos de expolio de sus recursos naturales, o por el mero hecho de no poder mantener un sistema productivo contaminante pero menos caro, como el nuestro, en base a atender a comportamientos ecologicos que son necesarios gracias a nuestro siglo y medio de produccion industrial. Esto me parece muy justo y razonable, puesto que todos estaremos deacuerdo en que tenemos una enorme deuda acumulada con estos paises. En cuanto a que el sistema perfecto no existe, discrepo, creo que el sistema perfecto es el colectivismo, donde se anulan los comportamientos egoistas, ya que no existe la propiedad privada, por el contrario, se alientan los comportamientos solidarios, fraternales, puesto que no hay diferencias economicas que separen a unos individuos de otros, pero supongo, bueno, no supongo, he comprobado con los años, que como tu mismo dices y te cito "pues el márquetin, que dice lo que está de moda y lo que no, que hace ver cosas atractivas o "guay", o al contrario ridículas, hará ver que todo esto mola, va bien, y que criticarlo es ridículo.". En la politica tambien existe el marketing desde hace siglos, y estas corrientes de pensamiento seimpre se han visto tergiversadas y ridiculizadas. Cuando comentas que hay que cambiar ciertos comportamientos y vigilar el consumo energetico (individual, que es el cual sobre el que podemos actuar, amen de que podamos presionar como sociedad a nuestros gobiernos, pero eso ya es otro tema), si, tienes razon, pero creo que aun mas importante es el implantar cuanto antes mejor, y cada uno segun sus posibilidades el uso de energias renovables. Es decir, si mi aire acondicionado funciona con paneles solares, desde el punto de vista energetico no hay ningun problema en que todos tengamos uno. Y otra cosa en la que estoy deacuerdo pero me gustaria matizarte, es en el punto en el que dices que tendriamos que si un comercio mas justo implica comprar cosas mas caras, pues que sean mas caras, totalmente deacuerdo, pero creo que esos bienes serian aun mas baratos de lo que lo son actualmente, puesto que si tenemos en cuenta el factor de la obsolescencia, no tendriamos que cambiar cada x años el mismo bien, lo cual supondria un gran ahorro. Un saludo colectivista.

 #2 Avatar de jesus   jesus   10/01/2011 a las 04:48 Valoración: 1
Bueno, como siempre, el tema es discutible. sobre todo estoy de acuerdo en lo de que la gente es gilipollas xD De todas formas, un poco de fe no viene mal... Iba a meter acá embebido un reproductor con el documental Comprar, tirar, comprar, pero o no sé o no le he dedicado suficiente tiempo... Así que al menos dejo el enlace a la web de rtve: http://www.rtve.es/noticias/20110104/productos-consumo-duran-cada-vez-menos/392498.shtml

 #3 Avatar de montoya   montoya   11/01/2011 a las 17:25 Valoración: 2
No me he leído todo el texto, Ni el comentario de Kim , pero os quería dejar esto, q viene un poco a cuento, y si no pues me la suda XDDD pero como jesus no tiene face, pues se lo meto aquí, aunque sigo opinando q te pierdes demasiadas cosas, y sobre todo yo me pierdo tus comentarios irreverentes y descarados q tanto me gustan. A todo aquel q le interese la coyuntura económica actual q escuche a uno de los políticos más coherentes y claros de la Historia de España. Expone teorías q ya nos venimos sospechando todos, nos cuenta la irrelevancia q tiene el partido político gobernante, las decisiones siempre las toma el capital, y eso q la riqueza y la plusvalía la generan los trabajadores. Estamos ante una crisis sistémica, y si esto no se reforma de una forma profunda y estructural, los trabajadores volverán a la situación del siglo XIX http://www.youtube.com/watch?v=BT3h6Z2jeus

 #4 Avatar de montoya   montoya   11/01/2011 a las 17:31
Y si no siempre nos quedará el arte y la poesía para hacernos menos tedioso el día a día, los problemas socioeconómicos y soportar a la clase política y opresora. http://www.youtube.com/watch?v=Zocl8FqwZF4&feature=player_embedded

 #5 Avatar de jesus   jesus   11/01/2011 a las 18:37
La verdad es que el vídeo de Anguita está muy bien traído, está en consonancia con lo que acá se quería manifestar. Ahora sólo te queda hacer el esfuerzo de leer esta entrada, entera, en vez de ir detrás de artistas en plan grupie :D

 #6 Avatar de ibtissem   ibtissem   13/01/2011 a las 17:03
"colectivismo", cooperativismo, muy desarrollado actualmente en el area de Mondragon, Guipuzkoa.

 #7 Avatar de jesus   jesus   13/01/2011 a las 17:23
Estos vascos son la ostia :D Bueno, yo es que sigo sin estar del todo convencido respecto al colectivismo, pero está claro que algunos problemas desaparecerían....

 #8 Avatar de KimJongIl   KimJongIl   15/01/2011 a las 12:43
El colectivismo y el cooperativismo no tienen nada que ver uno con otro, de hecho, una vez que el tito Iosif metio las zarpas en España durante la guerra civil, una de sus primeras medidas fue abolir las colectividades sobre todo de Aragon y Catalunya para implantar cooperativas.

 #9 Avatar de jesus   jesus   15/01/2011 a las 15:27
Uhm.... ¿sabéis? ya podéis expresaros vuestro amor en privado a través de los mensajes personales.... :D

 #10 Avatar de KimJongIl   KimJongIl   15/01/2011 a las 21:48
No, me niego a quitarle esos 5 minutos a la semana de risa a la gente. Hi Hitler!! :D


Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC