Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   19/04/2011 a las 08:37
Primeros días en Filipinas
Foto: Primeros días en Filipinas Pues acá me hallo, en un pueblo antes medianamente turístico, y ahora un poco viviendo del pasado, de nombre Bolinao. El verdadero interés del sitio es que está cerca de las playas que sí son el destino real de los turistas que buscan arena blanca y resorts de nivel.

A mí, por mi parte, me da todo un pco igual, pues no vine con la intención de hacer turismo, sino de renovar mis 3 meses de estancia en Taiwán.

Llegué al aeropuerto de Manila prontito, como quien dice (a eso de las 3:30 de la madrugada). Hice tiempo mirando en el ordenador el PDF de la guía Lonely, y llegué al barrio típico de mochileros, Malate, sobre las 5:30 de la mañana.

Malate es como la zona turística de no mucho dinero, con unas infraestructuras claramente orientadas al turista hijo de puta: están llenas de bares de putas, espectáculos de putas, y billares con putas. No es que ataque la prostitución (en cierto sentido, no me parece algo tan malo o terrible, simplemente no termina de ser ejemplar o el estado ideal de las cosas), pero me revienta las pelotas ver cómo un montón de gente viene acá y se aprovecha de las panurias económicas de la zona para zumbarse a unas cuantas jovencitas, cuando no niñas (o niños, que también los hay). Pero lo que más me llama la atención, es cómo esta gente es capaz de conseguir una erección entre tanta miseria: enfrente del local de mala muerte donde se ponen las botas, varios niños o adultos dejan pasar la vida pegados al suelo, famélicos, soñando con algo que no comprendemos.

No es que la situación tan penosa que se ve en Manila tenga origen y motivo en la conducta de este tipo de turistas, pero desde luego ayuda mucho a que se perpetúe. ¿Qué esfuerzo va a hacer alguien, especialmente en condiciones adversas, si sabe que puede poner su culo o coño a disposición de un "ricachón", a cambio de unos cuculentos Pesos?

Manila, en ese sentido, da muho asco. A las 5 de la mañana, sin haber dormido, observaba estupefacto miserias y bajezas a ambos lados de la carretera por donde arrastraba mochila, cámara y sonrisa caída. De vez en cuando, alguna prostituta me miraba sonriente, y yo no sabía qué cara poner. Porque realmente, no sé qué cara poner.

Tras tantear algún agujero de mala muerte para pasar la noche, decidí acercarme al paseo marítimo, y cuál no será mi sorpresa cuando veo un montón de gente reunída alrededor de una especie de marimba venida a más, con batería incluída. La música es harto repetitiva, pero se respira vida. Niños en calzoncillos sucios vienen empapados de su primer baño (el agua no me resulta demasiado atractiva), y uno tenía una brecha en la cabeza.

Un poco más allá, veo unas 20 ó 30 personas bailando. Por lo visto, querían batir algún récord, y como si esto fuera un parque chino, se ponen todos a hacer la misma coreografía. Más sorpresas: hay una especie de carrera o maratón (no sé la distancia, pero se les ve realmente cansados) y no para de llegar gente.

De repente Manila se me descubre como el país latino de Asia, con su aire a ratos colonial, a ratos asiático, rodeado de exhuberancia y miseria. Sólo he estado en Guatemala, pero tiene algo en común con lo que espero de una antigua colonia de ultramar en América. Edifios de corte colonial salpicados por allí y por acá, mestizos con sabor español (y chinos, y hasta... lo que me resulta indio), palabras españolas en su idioma, incluso gente hablando Español, nombres españoles en las calles...

Tras unas horas descansando en el hotel, pude visitar Intramuros, y sacar algunas fotos. Aunque no estoy muy contento en general con ellas, alguna se salva y son unos bonitos recuerdos (notivo por el que compré mi primera y también mi última cámaras). Decidí dejar el 180mm en Taiwán por un motivo: es para sacr retratos, y todavía me da cierto reparo sacar gente tan sólo por su pobreza, y creo que ésos son precisamente los retratos más atractivos de Manila. A veces me arrepiento de no haberlo traído (hay unas bonitas imágenes de barcos a contraluz en la bahía del sitio donde estoy ahora), y a veces, cuando tengo a tiro alguna imagen sobradamente impresionante, de alguna miseria, sigo sin poder sacar la foto (eso no quita que en algún momento lo vaya a hacer).

Estoy un poco confundido en este momento. No sé si empezar a hacer turismo (no vine acá para eso), o simplemente sentarme a mirar el mar. En unos días será oficialmente Semana Santa, y Filipinas es un país extremadamente católico, con manifestaciones que nos pueden dejar los ojos fuera de su sitio. Por ejemplo, las crucifixiones que se realizan los viernes santos. Creo que me dejaré caer por la primera fila y sacaré algunas de la fotos que difícilmente podré repetir.

Saludos desde Filipinas.

PD: algunas de las personas son extremadamente simpáticas y cercanas. Y yo me encuentro a mí mismo un poco solo y retraído: ¡necesito un poco más de vida social!

Visto: 1336 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Nada de sexo con menores en Nepal, ok? Vendedora indígena de Guatemala Faro de Patar, en la playa de Abrac Cae la noche sobre el faro y éste no alumbra un carajo Gente frente al skyline de Hong Kong El grupo Ofrenda a los monjes Mal rollo tipo Almodovar Plaza Durbar en Kathmandu II Calle en Taipei Mujer Miao
 #1 Avatar de ibtissem   ibtissem   20/04/2011 a las 02:14
Hola jesus desde Escocia Felicidades por el retrato escrito. Transmite muy bien lo que ves y como lo percibes. Sera hace mucho no leo pero estas refinando la pincelada de tus cuadros escritos. Creo, la percepcion de los lugares depende mucho del estado interior de uno mismo. enjoy Flipinas.

 #2 Avatar de jesus   jesus   20/04/2011 a las 13:49
Ya sabes, mejora contínua jejeje. La verdad es que cada vez escribo menos... ¡será que mi vida es cada vez más insulsa! Pues sí, depende de cada uno y sus circunstancias, pero el espectáculo bochornoso está ahí. Así que a escapar de ese ambiente... por ahora ya he estado remando en una bahía, intentando nadar entre restos de coral (han sufrido algún tipo de holocausto), y aprovechando que es Semana Santa, voy a ver si saco alguna foto de la peña que se crucifica, que debe de ser curioso cuanto menos xD

 #3 Avatar de   Invitado: Joaquin   21/06/2013 a las 00:58
Saludos desde España. Veo que eres un aventurero en lanzarte por nuestro microcosmos. Yo vi web sobre Filipinas , unas 103 islas nada menos. Pero cosa interesante para mi y otras personas era jubilarse y vivir en ese País paradisíaco. Unas contaban con poco dinero y me sorprendió que siendo de España querían morirse en un país de playas luz y cielos multicolores. Decían 500 euros. Hombre no estaría de más que mencionaras la idiosincrasia de las gentes , según leí muy respetuosas y pobres , así lo ponía literalmente la web. Muy erudito y claro lo que expusiste , felicidades . Jolin , lo de crucificarse no estaba al tanto. Habla más de ese país de ensueño y que costaría vivir realmente. Saludos y que tus imágenes queden plasmadas en la historia.


Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC