Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   17/05/2011 a las 07:14
Manifestaciones en España por una democracia real
Foto: Manifestaciones en España por una democracia real

Al margen de que el sistema democrático original no tenga nada que ver con la imagen que tenemos ahora (y menos mal... ¿o es que a alguien se le olvidan cosas como que la mujer no podía votar por aquel entonces?), hay algunas cosas que decir respecto de las manifestaciones que recientemente han ocurrido en España, en relación con las próximas elecciones del día 22 de Mayo.

Y es que el eslógan de la manifestación y las propuestas quizás sean un poco vagas ("por una democracia real"), pero... bienvenidas sean. El problema, es que aunque está bien que la gente salga a la calle, me temo que no va a tener mayor trascendencia. A no ser que las manifestaciones sigan y sigan, durante mucho tiempo, y la presión social tome además otros caminos paralelos.

Según he podido leer, la manifestación fue todo un éxito. A mí me llegó un correo de un colega, y hubiera ido de no tener que chuparme 15 horas de avión desde Taipei. Miles de personas se manifestaron en 50 ciudades, algunos, los de siempre, se pusieron a armarla al final, pensando que son unos héroes por quemar contenedores y romper cristales (y así desligitimando a los que sí mantuvieron las formas), y al final, todos para casa.

¿Y?

Nada.

Que la mayoría de los políticos, ni se enteró. Seguramente tenían otras cosas en que pensar o hacer, como disfrutar de su fin de semana, o pelársela a dos manos, vaya usted a saber.

La realidad es que el político español vive en una esfera totalmente distinta a la nuestra, a la de la gente que coge el metro o el autobús para ir a trabajar, y que vive con preocupaciones para llegar a fin de mes y mantener a su familia. Perdón, según parece Esperanza Aguirre también tiene la preocupación de llegar a fin de mes. En cualquier caso, el político tiene otra vida más feliz, y desde luego, una manifestación de mierda no le va a quitar el sueño.

Desgraciadamente es así. ¿Qué pasaría si las manifestaciones siguieran? Que entonces, como mucho, los políticos evaluarían la posibilidad de acercar su discurso político, perdón, su estrategia de márquetin, a los puntos o intereses señalados por los manifestantes, en caso de que éstos supongan un nicho de mercado itneresante. Pero por ahora, sólo son un puñado.

La conclusión que yo saco es que sí, que ha estado muy bien, pero que hace falta más. No parar hasta llegar a la meta. Manifestaciones, huelgas, presión judicial sobre los corruptos.

Los sistemas evolucionan de dos maneras: cuando se rompen o se muestran totalmente obsoletos, se sustituyen por uno mejor, y cuando están bien diseñados, mejoran con el tiempo. En nuestro caso, el sistema no sólo tiene graves defectos e injusticias (el sueldo de los políticos, su vergonzosa jubilación, que sí, que es de vergüenza, etc), sino que a los que diseñan los cambios y lo mantienen, les interesa más bien poco cambiar nada para bien del ciudadano. ¿Para qué? Si a ellos les funciona bien, pero que muy bien.

Es por esto que hay que empezar por pequeños cambios que conviertan al sistema social y político español en un sistema limpio y capaz de adaptarse en un futuro, paupatinamente, a las necesidades más reales de la sociedad y su coyuntura. Es decir, empezar por hacer limpieza en los mecanismos políticos de toma de decisiones y de auditorías, para que en el futuro nadie entorpezca los cambios que sean obviamente necesarios para el bien común.

Es una consigna muy extendida la de que los políticos sólo son los pepeles que interponen los empresarios y los bancos para gobernarnos. A mí me parece evidente que esto no es así más allá del juego de palabras, pero que acaba siendo así en cierto sentido. Esto es, no hay una manipulación por detrás, sino un sistema que permite tratos de favor y relaciones demasiado directas entre unos y otros, en las cuales se acaba generando inevitablemente conflictos de interés... que se decantan por lo general hacia la parte que todos sabemos. Lo que hay que hacer es empezar por anular la posibilidad y efectividad estos mecanismos de interés, mediante un mayor control de lo que se hace y de quién lo hace.

Para acabar esta divagación sobre nada, señalar algunos de los puntos, que a la gente que llega desde google le gustan los puntos, en vez de las exposiciones...

  • Los sistemas evolucionan de dos maneras: por sustitución cuando se rompen (en este caso las revoluciones... y no siempre el recambio es mejor que el original) o por evolución natural. Si el sistema tiene imperfecciones que impiden su evolución, o la vician, eso es lo primero a eliminar
  • La presión social está bien y es necesaria. Pero hasta que no dé sus frutos, no debería de decrecer lo más mínimo. Esto es muy importante, porque si no va a quedar en agua de borrajas
  • No hay un partido bueno y uno malo, a priori. Es el tiempo, las circunstancias, y el egoísmo y vicio de los políticos concretos lo que genera la corrupción y la explotación del ciudadano
  • No hay que dejarse llevar por esa ley que dice: si todos hacen esto, da igual que yo haga lo contrario, que nos lleva a arruinar recursos o votar a partidos políticos que se turnan en darnos por detrás. Como hay que pensar es: no me debo de escudar en que mi conducta tiene poco impacto, pues este pensamiento es el que lleva al inmovilismo de una sociedad
  • Reactivar la participación ciudadana. ¿Cómo? participando, aunque sólo sea eso, en campañas de firmas. Aparte, todos podemos colaborar en distintas actividades sociales, pero eso ya está más allá de lo que a la mayoría de la gente que se le llena la boca con política está dispuesto a hacer.
  • Mejorar el sistema educativo (¿y cómo...?), y hacer más incapié en los valores que han ido dejándose de lado
  • Intervenir la televisión privada en cuanto a calidad de contenidos: es una puta mierda, y acaba afectando a la gente en cuanto a capacidad de razonamiento y valores éticos

Poco más por decir. La política en España da asco. Si bien los primero años del PP no fueron tan malos, con el tiempo se endiosaron hasta el punto de dar asco. Al mismo tiempo, el PSOE vertió toda la demagogia que pudo y más desde la oposición, hasta que ganó. Una vez en el poder, el PSOE en el mejor de los casos hizo una legislatura pasiva y populista, para acabar comiéndose de la peor manera posible una crisis coyuntural pero que ni por asomo supieron conducir. El PP, ni corto ni perezoso, tomó el relevo al PSOE en la oposición empezando con el mismo nivel de demagogia del PSOE y elevando su apuesta por la crispación según avanzaban las legislaturas. Mientras tanto, fanáticos de un partido u otro, se siguen creyendo los supuestos programas políticos de los partidos, y argumentando a base de repetir la propaganda política que sale de las oficinas centrales del partido. Dialéctica facilona y repleta de tópicos, en la que se gasta mucha más energía que en pensar en solucionar problemas y mejorar formas de gobierno y calidad de sociedad. En la periferia, nacionalistas haciendo una política idiomática que saca los colores de ridícula y vergonzosa que es, cuatro gilipollas bailándoles el agua a todo lo que dicen porque se piensan que son muy distintos (¡vaya! y los demás son todos grises), y luego están los más violentos, y a los que les da igual lo que pase. 

Con este panorama, parece más bien que la cosa llegará un día a reventar antes que solucionarse por iniciativa propia.

Saludos desde Taiwán.

Actualización:

Para hoy también hay convocadas manifestaciones, al menos en Madrid. Eso es una buena noticia, pues una sóla manifestación, o unas pocas, no iban a cambiar nada.

Tras numerosos incidentes en Sol relacionados con acampadas en dicha plaza, los movimientos de protesta se están volviendo tan mediáticos que ya algún partido político ve una veta electoral. En efeco, las juventudes del PCM ya dicen sentirse identificados con el movimiento "por una democracia real", así que parece que se les escapa uno de los principales puntos de protesta es precisamente el bipartidismo de facto que anquilosa la política nacional.

Por otro lado, en el periódico El País ya son algunas las columnas que llaman desesperadamente al voto a la izquierda, al PSOE o encontra del PP. Si bien es cierto que el votante del PP es más fiel que el del PSOE, y es natural que estos últimos piensen que van a ser los más castigados por estos movimientos, deberían de preguntarse el por qué de esto.

Ojalá tengan la mitad de votos que las elecciones anteriores, cada uno de esos partidos, y ojalá empiecen a tener más peso partidos minoritarios, de derecha, izquierda, o de lo que sea.


Visto: 348 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Festejando el amarillo Esta frase me gusta. Expo de Shanghai: España VIII Expo de Shanghai: España VII Expo de Shanghai: España VI Expo de Shanghai: España V Expo de Shanghai: España IV Expo de Shanghai: España III Expo de Shanghai: España II Expo de Shanghai: España paraguas

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC