Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   18/06/2011 a las 19:09 Valoración: 1
Crisis, manifestaciones, y una vieja voz
Foto: Crisis, manifestaciones, y una vieja voz

Se acerca el 19 de Junio, y Madrid se prepara para otra gran manifestación. Se supone que asistirán muchos, pero ojalá sean muchos más. Sigo con ilusión lo que acontece en el país que dejé hará 5 meses, y me da pena asistir a ello sólo a través de Internet, y no participar como Dios manda, que sería estar ahí donde se aúnan los gritos.

Se ve algo de luz al final del túnel. No, sinceramente, yo no creo que esa débil luz sea la solución a todos los problemas, pero quizás sea un buen comienzo. Como ya dije desde el principio de estas manifestaciones, lo primero en cambiar del sistema es sus mecanismos de control y de cambio. Ambos dos. Cuando la política en España esté bajo la mirada escrupulosa de las auditorías, y cuando la política de España favorezca los cambios positivos del sistema, ya sean por parte de los políticos o en respuesta a iniciativas populares, entonces, es cuando el sistema tendrá las cualidades necesarias y la capacidad de automejora. No será una proyección de ideologías políticas de manual, no será el burdel de una clase social, y tampoco será el reinado de terceros actores. Será lo que siempre ha tenido que ser. Un órgano más de la sociedad, que la regule en mor de su bienestar.

Por eso, sabiendo que empiezan a hacer una ligerísima mella en los discursos y posturas políticas, y algo más en la conciencia general de la sociedad, hay que seguir en ello. No hay que cejar en el empeño de hacer penetrar ideas y reivindicaciones en el resto de los españoles y en los políticos que hasta ahora se han dedicado a la política en el mal sentido de la palabra: retórica orientada a diversos públicos objetivo, con la intención de crear un ambiente propicio para la obtención de poder para el partido.

Pero recordemos en qué contexto surgen estas movilizaciones, inicialmente estpontáneas. En una tremenda crisis cuyo detonante ha sido los fallos y los riesgos corridos en el sistema financiero, así como una economía débil basada en negocios que no pueden mantenerse indefinidamente, y con un alto índice de especulación. A esto, agreguemos que las medidas adoptadas por los dirigentes políticos, para afrontar las visicitudes económicas desde el origen de la democracia, siempre han estado orientadas a la flexibilización laboral, término muy de moda tras la época franquista y que viene a significar básicamente facilitar y abaratar el despido, así como permitir una mayor precariedad en los nuevos contratos. A día de hoy, el sumatorio de reformas laborales no deja en buen lugar a partido político que valga. Le pese a quien le pese. Para aquellos que se piensan que en este aspecto el PP se desmarca, que se lean como yo he hecho recientemente, la historia de las reformas laborales en España, las huelgas y las actitudes de los sindicatos. Sindicatos cuya connivencia en más de una ocasión para con los gobiernos socialistas ha sido cuando menos bochornosa.

Pero quiero recordar, que más allá de las reivindicaciones más necesarias e inmediatas, que se debaten en estos días, hay una organización social a cambiar en el futuro, a lo que se ha de llegar de manera natural como conclusión de una reflexión técnica y humanista. Y es que el sistema económico es el que ha acabado moldeando la política y la organización de la sociedad. Esto ya lo dije en otro tema en esta web, pero creo que merece repetirlo. El modelo productivo y económico, parece que sólo funciona no cuando produce, sino cuando está en expansión, en crecimiento. Esto, en un mundo de recursos limitados, superpoblado, y con una inconsciencia tremenda que incurre en unos costos naturales elevados, a mí al menos me parece un sinsentido peligroso. Dicho modelo económico está abocado siempre a la asfixia, a la extinción.

La solución concreta no la tengo, y nadie, por mucho que diga, la tiene. Es algo que habrá que experimentar con el tiempo. Pero lo que sí se puede decir desde ya es que es la economía la que tiene que estar regulada, delimitada, por la política, en respuesta a una organización del modelo productivo que tenga como centro las necesidades reales de las personas.

Esta crisis no sólo la han generado los bancos y los gobiernos. La perpetúa el ciudadano de a pie cuando compra más allá de sus posibilidades y de sus necesidades reales. Perpetúa un sistema social y productivo idiotas y egoístas. A todo el mundo se le llena la boca de reivindicaciones y de acusaciones, incluso de consignas retrógradas, pero a muy poquita gente se le ocurre vivir de una manera modesta, por ejemplo. Tenemos que cambiar como indivíduos si queremos que la sociedad cambie. Es así de sencillo. No podemos obligar a los políticos a que nos obliguen a cambiar. Eso es otra muestra más de por qué la sociedad se va al carajo. Crezcamos de una vez. Cuando cambiemos nuestros hábitos de consumo, la propia economía de mercado, y el mercado laboral, convergerán hacia ese modelo de vida con menos horas de trabajo, menos posesiones innecesarias, más vida personal y familiar, quizás menos dinero, y más calidad de vida, en definitiva.

Voy a poner acá algo que en su día ya apareció en otro hilo. A mí el hombre del vídeo no me ha tenido que convencer de nada, porque es algo que ya pensaba antes siquiera de oírle. Y me alegro de oírle, sinceramente. Y me alegro de que se haga oír en foros públicos, ante tanto señor serio que defiende lo indefendible. Sí, se trata cómo no de Anguita.


Visto: 65 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Festejando el amarillo Esta frase me gusta. paraguas San Vicente de la Barquera y sus barcas II San Vicente de la Barquera y sus barcas Otra vista desde el mirador de la calle Río de la Pila II Otra vista desde el mirador de la calle Río de la Pila La escalera mecánica de Santander Avión en Cóbreces, Cantabria (aterrizando) Avión en Cóbreces, Cantabria Graffiti de mujer en Bilbao

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC