Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   30/06/2011 a las 08:05 Valoración: 1
El señor de las moscas
Foto: El señor de las moscas

Aparte de ver la película creo que en su día me leí la novela traducida al Español. Ni me acuerdo. Acá en Taiwán no hay mucho acceso a literatura en mi propio idioma, pero eso tampoco es necesariamente malo. Hace tiempo empecé a leer libros en inglés, y aunque no siempre se capta todo, se puede llegar a entender y hasta disfrutar bastante de un libro en Inglés, aunque uno sea español. Así que hace unos días leí y acabé Lord of the Flies (El señor de las moscas), célebre novela de William Golding, y algo se me removió dentro. El libro tiene algo de brutal y aunque parezca simplemente una metáfora o una alegoría, para mí es algo totalmente realista.

Por otro lado, para practicar el Inglés está bien, pero el que uno de los personajes principales, Piggy, hable como un paleto (redneck, hillbilly, ya que estamos con el tema del Inglés), puede sacar a uno un poco de quicio. Ya ni te digo leer For whom the bell tolls... eso ya cae en otra categoría.

La novela trata temas profundamente humanos escondiéndose detrás de una historia bastante macabra. Hay un claro uso de simbología y metáforas, y algunos guiños a otras obras literarias clásicas. El punto de vista de Goldwing se establece en lo que podríamos llegar a apuntar como cierto pesimismo humanista, y la acción se desenvuelve con bastante soltura, permitiendo a los distintos elementos encajar y mostrar su función metafórica con bastante naturalidad y sin disonancias a lo largo de la narración. Tiene todos los elementos para considerarse una novela de interés y calidad. Si bien no cae en el saco de la pretenciosidad, logra apuntar al espíritu humano y sus pasiones sin que le tiemble el pulso o flaquee la historia. El marco histórico es la reciente guerra mundial, tras la que los valores politico-sociales quedaron en entredicho.

Pero, ¿de qué trata El señor de las moscas?

La temática aparece clara a lo largo de toda la historia, sin desviarse ni un poquito: el Hombre en Sociedad. Por un lado, la naturaleza humana, con sus celos y pasiones, con sus miedos y sentimiento religioso que va más allá de lo racional, y por otro lado la Sociedad como agrupación de masas o como reguladora de la convivencia y las pasiones individuales, mediante las leyes. En ambos casos, la Sociedad establece unos ritos y normas que son proyecciones de la naturaleza humana, pero con matices totalmente distintos. La novela, pues, más allá de la política o la miseria humanas, es una exposición de cómo es la naturaleza humana, y cómo la sociedad puede o debe afrontar las relaciones y la naturaleza del propio indivíduo.

Echemos un ojo a los personajes

Como ya decía antes, El señor de las moscas una novela con gran grado metafórico, o para ser más correctos, se trata de una bastante lograda alegoría. Aparte de otros simbolismos (como el propio Señor de las moscas en sí, o la concha marina símbolo de los ritos democráticos), la atención recae inmediatamente sobre los personajes, que encarnan distintas actitudes y naturalezas humanas, políticas y más allá de las políticas.

Se podría hacer un análisis muy extenso sobre esto, pero tampoco es la intención. Veamos un poco los elementos que Golding despligue sobre el tablero:

  • Ralph: Se trata de un líder natural; atractivo, "maduro", con cierta tendencia hedonista pero con los pies en la tierra. Aconsejado, o la mayor parte de las veces fuertemente inspirado o movido por Piggy, establece las bases sociales democráticas y representa la cultura democrática. Es en la isla un enlace realista al mundo de los adultos
  • Piggy: Es un personaje literario de lo más curioso. Golding lo presenta como la voz de la sensatez y la inteligencia. Es también parte de los niños "adultos", pero no es un líder, sino un total marginado. Desde un comienzo goza de una relación especial con Ralph brindada por la casualidad y  sitauciones confusas. Sin embargo es el gran alido de Ralph, que muestra, casi hasta el final, un notable desdén o incluso desprecio, no del todo captado por el pobre Piggy. Me preguntaba por qué, siendo Piggy tan inteligente (o así lo quiere hacer ver Golding), lo dota de unas habilidades lingüísticas tan deficitarias. El motivo más aceptable es quizás que quiera hacérnoslo patético y repulsivo hasta a nosotros, y que quizás vea en el mundo real, a los tecnócractas, demócratas y científicos de verdad como algo que genera risas, incomprensión y marginación totales entre el pueblo llano.
  • Jack: el tercer gran personaje de la historia. Encarnaría las pasiones y los instintos más primarios a la vez que bajos. Cuidado, se trata de algo totalmente humano: la envidia, la violencia y la fuerza encuentran perfectamente un camino allanado al liderazgo. En la realidad tenemos muchísimos ejemplos. En la novela, si bien los niños se sienten cómodos en la democracia, se dejan arrastrar con bastante facilidad a un reino donde la religión es el terror, y además, tienen el estómago lleno de sabrosa carne de cerdo. Cuenta con cierto atractivo también, sería otro macho alfa, pero de una naturaleza menos racional que Ralph, y más cercana al tribalismo o sectarismo
  • Roger: en el mundo real hay muchos Roger. Demasiados. Otro de los mayores, Golding quiere representar al anarquista y al sádico, cuya pasión característica es el dominio de los menos fuertes y la violencia. No es el promotor del tótem ni del rito, sino el que encuentra en ellos la vía de expresión de su naturaleza violenta. Por decirlo de otra manera, disfruta de la violencia del estado de terror, por su función catártica, como el resto pero con más deleite en las acciones de más bajeza moral, pero está al margen de los motivos políticos del rito. Son los militantes descerebrados de todo movimiento radical, que encuentran cábida en un extremismo político a modo de soldados, militares, o policía política del mismo. Lo que en la actualidad unos y otros llaman perros de tal u otro régimen o partido político
  • Simon: es el místico, el chamán que entra en contacto espiritual y nos guía hacia el núcleo del mensaje de la isla. Es un niño sensible, posiblemente homosexual, afeminado, con dificultades para actuar y expresarse en sociedad, pero con una intuición (desbordada por lo fantástico) que le permite escuchar la naturaleza de la isla y lo que ocurre en ella, leer sus signos. Gusta de esconderse en los oscuros recovecos de la misma, y así nos transmite uno de los mensajes principales de Goldwin: el miedo, el terror, el monstruo que nos acechan, no están fuera (de nosotros, de la sociedad), sino que vienen de y viven entre nosotros, en nosotros mismos. Y así es como ocurre lo que ocurre a lo largo de la historia. Unos lo identifican y canalizan de una manera, otros de otra. Pero el mensaje es ése

En el libro podríamos destacar dos o tres fases distintas, incluso cuatro. Pero básicamente hay una presentación de la situación, en la que se justifica la credibilidad del experimento y exposición social del autor, con el tiempo se van mostrando los caracteres psicológicos y sociales de cada indivíduo (que estarán en consonancia con las categorías que el autor entiende en la sociedad y que condicionarían los acontecimientos), la crisis de la sociedad y la ruptura con los valores democráticos a la vez de una precipitación hacia la destrucción, y el desenlace de la historia, donde se relativizan los hechos desde una visión social "madura". Madura con peros.

Que todos pasan de Piggy (casi todo el tiempo), es obvio. Que Ralph y Jack pueden ir de la mano, es algo ilusorio y temporal, aunque se dé. Jack quiere el poder, pues eso satisface su naturaleza. Envidia y odia a Ralph, y más cuando éste tiene la razón y la lógica de su lado, hasta el punto de acusarle de parecerse y hablar, y ser, lo mismo que Ralph. Esto podría calar buena o malamente entre el pueblo, que tiene poca memoria y es manipulable si se apela a sus instintos más básicos (hambre, miedo, sentimiento gregario). Jack encuentra su lugar como ejecutor en el régimen primitivista y populista, satisfaciendo así su tendencia sádica. Y aunque haya siempre gente racional entre el pueblo, gente de buenas intenciones y de bastante fidelidad, siempre podrán ser subyugados por un sistema totalitarista, como es el caso de los gemelos Samneric (Sam and Eric).

Punto de vista del autor y mensaje

El tema, como empecé diciendo, es la naturaleza humana y la Sociedad. Así mismo, el problema del mal o la tendencia a la destrucción y el caos. Golding deja bien clara su postura: el hombre, si no es malo por naturaleza, al menos la tiene bien metida dentro. Terror, violencia, y en definitiva, el mal o Satán o diablo (Señor de las moscas es una traducción del Hebreo de Ba´alzevuv, Beelzebub en Griego) habitan en nosotros. Ése es el mensaje que Simon, nuestro chamán en la isla, recibe entre luces y sombras.

Algunos han apuntado que El señor de las moscas podría hablar de la prehistoria y el origen de la sociedad, pero tengo la sincera satisfacción de decir que más bien habla de algo atemporal. Llevo muchos años pensando y diciendo que la Socidad y sus distintos hechos son expresiones o proyección de la naturaleza humana y sus polivalencias. Pero voy a citar al propio autor de la novela:

"The theme is an attemp to trace the deffects of society back to the defects of human nature. The moral is that the shape of a society must depend on the ethical nature of the individual and not on any political system however apparently logical or respectable. The whole book is symbolic in nature except the rescue in the end where adult life appears, dignified and capable, but in reality enmeshed in the same evil as the symbolic life of the children of the island. The officer, having interrupted a man-hunt, prepares to take the children off the island in a cruiser which will presently be hunting its enemy in the same implacable way. And who will rescue the adult and his cruiser?"

Así pues, el tema va más allá de primitivismos o sistemas políticos concretos. Es el ser humano, y las soluciones a los conflictos de convivencia y con su propia naturaleza. La moral es una emergencia de la Sociedad, como algunos ya sabían o como algunos señalan con cierto cretinismo a modo de acusación. Es una emergencia (de emerger, claro está) tan natural como la Sociedad misma. O sea, no es un invento en sí, sino es algo que sucede de manera natural, y a mi modo de ver, y creo que también es el sentir de Golding, es la Sociedad y sus extensiones lo que tiene que regular o reprimir aquellos aspectos negativos de la naturaleza humana, y ensalzar aquellos otros positivos. Hay que aceptar, por tanto, que el ser humano tiene pasiones negativas para sí mismo y para los demás, y que si queremos convivencia y armonía en vez de autodestrucción y reinado del terror, habrá que aceptar también estas otras proyecciones de la naturaleza humana, como la moral.

Me gusta El señor de las moscas, y me revuelve el estómago. Realmente me parece tan acertado en toda su exposición y en la violencia inhumana desplegada, que me revuelve el estómago. Realmente, los rituales sociales y el sentimiento gregario pueden justificar y sugestionar, embriagar a cualquiera (como sucede también con Peggy y Ralph una noche nefasta para Simon), arrastrándonos a los hechos más sanguinarios y deleznables posibles. ¿Por qué? Porque nos sentimos unidos y amparados, y porque el mal, el terror, la violencia, forman parte del ser humano tanto como la bondad o la caridad. Pero el hombre ya es "viejo" y ya debería de haber aprendido esto y de todos los errores del pasado. Y todo esto, sin entrar en políticas concretas, aunque Ralph y Piggy sean adalices de la democracia (que falla ante el populismo).

Decía que ahora estoy con Por quién doblan las campanas. Otro que me revuelve por dentro... si es que está todo unido.


Visto: 1756 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Festejando el amarillo Esta frase me gusta. Señor de la guerra Un cuadro Baldosa y agua Fundiendo oro Artesania Regalos Luces paraguas Mixtura de las que me gustan

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC