Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   06/07/2013 a las 03:24
Ricos, pobres, envidia y justicia social
Foto: Ricos, pobres, envidia y justicia social

Quiero aclarar desde el primer momento que nunca quise ser rico, y que sigo sin estar especialmente motivado por ello. Y que soy un tipo más o menos honrado, bastante, diría yo.

Llevo viviendo dos años y medio en un país que es una buena muestra de cómo funciona el Mundo en líneas generales: hay gente con más dinero, y gente con menos. Pero además, hay gente con muchísimo dinero. Profundizando más, esta gente con una cantidad de dinero modesta, la gran mayoría de ellos, viven y trabajan en unas condiciones poco menos que de esclavitud: levantarse de la silla a la hora que tu contrato marca es algo que andie hace. Por eso mismo, porque nadie más lo hace, y se consideraría una afrenta a la empresa. El jefe te pide sistemáticamente que te quedes cuantas más horas mejor.

No son raras las noticias de gente que sufre un colapso y muere en la oficina, o en la fábrica donde trabaja. La razón, el haber encadenado demasiadas horas extras demasiados días consecutivos, una actitud que jefes y dueños de empresa encomian y usan de ejemplo para el resto de empleados, y sobre todo apra aquellos que se atraven a quejarse de trabajar demasiado y no cobrarlo.

Pero volvamos al tema de las odiosas comparaciones. No digo que no haya ricos que no se lo hayan trabajado, y no digo que los ricos sean vagos, pero en general, toda esta gente que se ve con coches deportivos, ropa carísima, y demás, no son precisamente los que mueren haciendo horas extra en la oficina. Hay una gran brecha entre la calidad de vida de unos y de otros, y lo curioso es que es tan grande como la brecha que hay entre la cantidad de horas que trabajan: los que viven con menos de mil euros al mes, se matan a trabajar PARA los que viven disfrutando de sus millones, quienes puede que trabajen duro o no, pero ni de broma se acercan al estándar de horas de trabajo.

Alguno dirá que es que estos ricos son más listos y están mejor cualificados que los que son pobres, que son tontos y no tienen habilidades especiales. Pues esto tampoco es así. Normalmente el que está forrado es porque tiene conexions. Algunos de ellos porque saben hacer negocios, cosa realmente importante para una empresa, pero la mayoría de ellos se trata de gente con amigos, o el hijo de. Y para de contar.

Los ves por la calle, derrochando autosuficiencia, algunos casi alegría, pero en general superficialidad y estupidez a raudales. Más que felices, a la mayoría de éstos se les ve con una altivez ridícula. No puedo evitar con cierta malicia, cuando veo un tonto pretencioso, imaginarme un micropene tras tanta presuntuosidad.

La cosa es que los precios siguen subiendo, las empresas tienden cada vez más a explotar a sus trabajadores, y los dueños y altos cargos cada vez tienen unos estándares de vida más inverosímiles. Obviamente, este modelo no se puede mantener. Y desde luego, no se puede justificar de ninguna manera.

En Taiwán, que es de donde estoy hablando, una inmensa mayoría de la gente vive con un sueldo de mierda, trabajando sin descanso, sin apenas días de vacaciones, para hacer asquerosamente rica a una minoría de gente que pareciera salida de una película holibudiense. Se ve mucho ferrari, porche, mercedes... y se ve muchísima scooter con 3, 4 y hasta 5 pasajeros que he llegado a ver.

Señores, esto no es serio, ni bueno, ni mantenible. Esto es una vergüenza, y es el modelo que se quiere aplicar ahora en Europa como solución vergonzosa a una crisis vergonzosa. ¡La culpa de la crisis es que hay demasiada gente viviendo decentemente! Los empresarios se echan las manos a la cabeza, los ricos se escandalizan de que lso trabajadores sólo quieran trabajar 40 horas semanales... y mientras tanto, mucha gente, demasiada, viviendo del cuento, pero viviendo de puta madre, eso sí. Y este es el modelo que proponen. Unos cada vez más pobres, otros cada vez más ricos.

Occidente mira a Asia. Los empresarios alabran la "laboriosidad china", o vamos, las condiciones laborales propias de esclavos que propician muertes en la oficina y juergas y orgías en hoteles, todo al mismo tiempo.

Y yo, que no soy especialmente envidioso, empiezo a sentir envidia. Pecado capital. Pero hay que reconocer que vivir en unos pocos metros cuadrados, comiendo lo más barato que puedo, sin tener suficientes días para ver a mi familia en España (estos días no me los pagan) y disfrutar de alguna escapada microscópica, enciendo la tele, o me asomo en la calle a la vida de estos seres de otras familias, y me entra envidia. Pero, y esto es importante, no me entra envidia de sus coches, que me dan igual, ni de sus lujos en general, me da envidia porque empiezo a pensar que a la gente normal nos está tocando vivir en unas condiciones que no son ni por asomo justas.

Qué pena, España y Europa mirando a Asia.

¿Es, o no es para plantearse medidas drásticas?


Visto: 138 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Flauta china III Flauta china II Partidita Chinos en formación Buscando trabajo Vendiendo cosas Museo de casa de baños de Beitou II Gente frente al skyline de Hong Kong También hay locos en Hong Kong Casita y flores Barbie española

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC