Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   08/08/2013 a las 11:34 Valoración: 2
Las ciudades fantasma en China. La próxima burbuja inmobiliaria
Foto: Las ciudades fantasma en China. La próxima burbuja inmobiliaria

Pasó en Japón hace veinte años y pasó en Tailandia hace menos. Pasó en España hace bien poco, tan poco que todavía no se nos ha quitado la cara de tontos. Cualquiera que mire los precios de las casas en Taipei sabe que va a pasar aquí también. Ahora, ¿va a pasar lo mismo en China?

Es interesante ver cómo en época de bonanza económica, mucha gente con dinero lo invierte para asegurarse que hace algo útil con él, al menos para su cartera. Sin embargo, a veces el dinero no se pone a producir, sino que se especula de mala manera. Eso es lo que hemos aprendido, algunos por las malas, en España. Mientras que la economía crecía, y los sueldos más o menos también, mucha gente decidió hacer negocio con el ladrillo, no sólo sobornando a un político para que le concediera este sitio y el otro, sino comprando esta casa que luego voy a revender, porque ¡el mercado está en alza!

Y luego pasa que en realidad no hay dinero para pagar los sueños húmedos de estas personas que con su dinero, en vez de ponerse a producir algo, tiraron por lo fácil, por lo demasiado fácil.

En Japón el precio del suelo en ciertas ciudades también se disparó hasta límites irreales. En Taiwán, en la capital Taipei, no se puede comprar un piso medianamente decente sin pagar al menos cerca de un millón de euros. ¿Y qué está pasando en China?

China lleva siendo la factoría del mundo desde que se liberó su mercado, hace más de dos décadas. Se entiende que llvan produciendo para el resto del mundo más tiempo, pero que la cosa va a más, pero a mucho más, hasta límites insospechados. La economía en China no sólo es gigante sino que se podría decir que va bien. Un país de semejantes proporciones (1,344 millones de habitantes, desperdigados en la inmensidad de 9,7 millones de kilómetros cuadrados) evidentemente maneja mucho dinero, ¿no? Sí. Y sus infraestructuras están a la altura de sus dimensiones. Doy fe de ello.

El gobierno chino se ha embarcado en una locura constructora que ha arrastrado también a muchos inversores, que como en otros países, han sido atraídos por este tipo de negocio especulativo, en el que tú pones el cebo, echas la caña, y esperas para tirar de la captura. ¡Qué fácil es hacer dinero! Y en China, el que es rico, es rico de verdad. Me río de los lujos de Occidente, comparados con los de Oriente. Así, esta gente ha puesto mucho dinero en un negocio que en otros países ha acabado en burbuja inmobiliaria, la cual a todas luces, ha tenido un mal final.

Así es de hecho como nacen las ciudades fantasma en China. Grandes ciudades, en algún caso perfectas megalópolis, con sus rascacielos de viviendas y oficinas, con sus colegios y hospitales... perfectas si no fuera porque están casi completamente deshabitadas. Enlazo un vídeo del programa Australiano 60 seconds, con un especial sobre las ciudades fantasma de China, incluyendo entrevistas a arquitectos implicados y otra gente. Está en inglés, claro. Y peor, está en inglés australiano, ya sabes, ellos no pronuncia day como "dei", sino "dai", y esas cositas.

 

 

En estas ciudades fantasma, los edificios tienen dueño. En algunos casos están completamente acabados, y en otros la construcción está en progreso, o quizás paralizada. Todas estas edificaciones tienen dueños y capitalistas por detrás, y resulta cuanto menos chocante la facilidad con la que han proliferado, prácticamente para nada, porque se han quedado sin comprador. Esto pudiera empezar a preocupar a países vecinos como Australia, que están seriamente involucrados en el diseño y construcción de estas ciudades.

Casi se podría decir que la burbuja ha explotado, sin embargo, China está sufriendo el mayor éxodo del mundo rural a la ciudad en el planeta. Y esta demanda previsiblemente seguirá creciendo. El gobierno tiene el mercado inmobiliario intervenido hasta cierto pundo, y quizás pudiera meterle mano más aún si esto fuera necesario para cubrir las necesidades del pueblo, el cual, no tiene ni de lejos el dinero necesario para acceder a estas nuevas viviendas.

Hay otro factor que también supone una gran diferencia respecto a otras economías. Seguramente la crisis llegará a China antes o después, y me refiero a la crisis en toda su potencial, y seguramente el salvaje crecimiento y especulación en el negocio del ladrillo explote provocando pérdidas astronómicas para muchos, pero China es tan grande como mercado, tan grande como economía, y tan grande como país con todas sus consecuencias, que deberían de gozar de una flexibilidad y poder de absorción de este tipo de problemas, sin parangón conocido.

No sé lo que pasará en China. Su moneda está devaluada adrede y los que son ricos, en realidad lo son más de lo que actualmente dicta el mercado de moneda. Además China ya no sólo produce para otros sino que tiene su propia I+D+i que empieza a dar sus frutos. Y han jugado muy bien sus cartas al comprar deuda externa de países como EEUU. Sin embargo, Taipei y por extensión Taiwán no están tan bien dotados, y alguien pagará las consecuencias de la locura especulativa que empezó hace unos 5 años, y exlotará en otros 5 ó 10 a lo sumo.

Quizás quepa mencionar, como importantes elementos que contraresten la explosión de la burbuja moviliaria el intervencionismo de los gobiernos de estos países (supuestamente protegiendo el interés del ciudadano), y en el caso concreto de Taiwán, una especulación financiera muy moderada (para hacernos una idea: que un banco te dé 1% de interés en unos fondo a plazo fijo, se considera ya un buen negocio).


Visto: 541 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Vivir en China Expo de Shanghai: China Flauta china III Flauta china II Puente rojo II Foto desde la terraza de mi piso Mar de casas Alfombra de ventanas Brecha de luz Arcos del museo de Beitou Otra de puentes en Taipei

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC