Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   25/05/2014 a las 18:37
¿Qué hacer con tu vida? ¿cómo cambiar el mundo?
Foto: ¿Qué hacer con tu vida? ¿cómo cambiar el mundo?

Si has llegado a esta página buscando respuestas a estas preguntas, mala suerte, porque no tengo grandes respuestas. Más bien preguntas. Si estás ojeando a ver qué se cuenta el tipo loco que se fue a vivir a Asia, entonces pido comprensión y empatía hacia cuestiones que son razonablemente razonables. Esto va para largo, me temo, así que prometo ideas pero necesito tiempo para explayarme.

Hoy he visto "Diarios de motocicleta" y he de decir que me ha gustado, tanto como película como historia. Conecta además con ciertas inquietudes y dilemas personales que llevan tiempo haciendo eco en mi vida y que siguen a la espera de una respuesta. Y es que a veces los pensamientos y sentimientos de uno son como una rueda que gira y gira y pasa por el mismo punto a cada vuelta. Cuestiones olvidadas salen a la luz de nuevo, tras distintos procesos, tras distintos olvidos, incluso hasta por caminos distintos.

Llevo mucho tiempo pensando en qué cojones hacer con mi vida, en muchos aspectos, pero uno muy importante es cómo voy a garantizarme la subsistencia en el futuro, cómo voy a poder tener pan que llevarme a la boca, cómo voy a poder comer y dormir en un sitio caliente el resto de mis días. Y llega un momento en el que incluso aunque haya atisbos de estabilidad y de calma, la propia pregunta se vuelve contra sí misma: Muy bien, puedo, quizás, sobrevivir... y antes o después, morirme, como va a ocurrirle a todo el mundo antes o después. O sea, vivir obsesionado con sobrevivir... y luego, morir. ¿Y eso es todo? ¿una vida entera orientada a sobrevivir? Un poco penoso, ¿no?

Y entonces aparece algún elemento obvio, olvidado también por un tiempo, y que es el de no sólo andar en una dirección para llegar a algún sitio concreto, sino disfrutar del viaje, del paseo.

Pero, ¿y eso es todo, sobrevivir y disfrutar de las vistas? que tampoco está mal, pero, parece que siguen quedando facetas sin satisfacer.

Y entonces, en algún otro momento, afloran de nuevo ciertas inquietudes y misiones secretas, aspiraciones innatas, que quieren ser satisfechas: ¿y qué tal hacer algo importante? ¿qué tal hacer algo grande, que quede tras la propia muerte?

Y es que al menos yo, aunque supongo que muchos otros, quiero o tengo la necesidad de hacer algo. Sí, esta necesidad, esta tendencia, se olvida con frecuencia. Pero en el fondo está ahí, latente, esperando, anhelando.

Tendrá que ver con frustraciones personales, con aspiraciones de grandeza, con complejos, con lo que sea. Pero cualquiera que tenga ojos, sentido común, y sea positivista, tendrá que tener una visión muy negativa de la realidad que le rodea. Injusticias sociales, superficialidad generalizada, abusos, enfrentamientos absurdos... hay tantas cosas tremendamente mal, que no se puede ser más que eso que se da en llamar pesimista. Y algunos pesimistas todavía sentimos que las cosas pueden y deben mejorar.

Y uno se pregunta si no podría hacer algo por mejorar las cosas, si no podría rebelarse contra las injusticias, luchar contra el mal establecido, ganar batallas. Hace tiempo, cuando en medio de una adolescencia muy adolescente en el sentido etimológico del término, pensaba en tantas teorías personales, llegué a tener la firme convicción de que sería la información, la comunicación de ideas y de verdades, lo que revolucionaría la sociedad, la realidad. Serían la información y la comunicación vehículo y catalizadores del cambio, del progreso, de la superación de la estupidez humana y de los desmanes. Y por eso me obsesioné con "la realidad" y "la verdad", como objetos concretos más inasibles.

Una juventud ciertamente neurótica, para qué esconderlo.

Comprometido conmigo mismo, intenté cambiar el mundo y las opiniones desde mi pobre persona, con mi pobre ejemplo, con mis pobres ideas. No sé si alguna vez logré mucho cambio, pero lo intenté.

A día de hoy, más viejo, más calmado, y más preocupado que nunca con la realidad, la mía y la de los que me rodean, siento de nuevo el sinsentido de la sociedad estúpida que nos tiene esclavizados produciendo dinero para los que lo pueden disfrutar. Básicamente somos unos putos animales de granja a los que nos ordeñan dinero. Nos necesitan para seguir forrándose, y para eso nada más. Lo jodido es que los que tienen el poder fáctico son los que definen la vida de todos nosotros, las reglas del juego, y nos hacen creer que esto es sagrado e inmutable.

Y yo me pregunto, qué se puede hacer frente a esto.

Recientemente he ganado una pequeña batalla laboral. La empresa quería que firmara una normativa interna que si ciertamente no era tan mala, tenía un par de puntos que no cumplían con los mínimos legales. Y me negué a firmar. Y seguí plantando cara. El único que lo hizo. Todos los demás compañeros totalmente al margen de esto, firmando porque así son las cosas. luché por esto hasta el ridículo de verme como una especie de mártir por mis compañeros (yo no me iba a beneficiar de esto personalmente, y sin embargo me estaba jodiendo mi perspectiva de futuro en esta empresa), y al final he ganado. El probado a la empresa que yo tenía razón, les he hecho entenderlo, y hasta han cambiado la normativa para los que la firmaron en su día. Perfecto ejemplo de mi cabezonería quijotesca. Con suerte, algún día hasta la empresa entenderá que en realidad esto es bueno para los empleados, y que no hace mella real en los intereses de la empresa.

Y con un poco más de suerte, la gente entenderá que tiene que plantar cara a lo que no es justo, y que ellos pueden hacer cambiar las cosas, su realidad.

Y con suerte encontraré algún trabajo pronto, porque me va a hacer falta. El dueño de la empresa está en EEUU pero volverá pronto, y ya me ha dejado claro que me quiere fuera de la empresa. Veamos si puedo suavizar las cosas, me vaya o no.

Pero esto sólo es un granito de arena, es un tema de actitud, que por cierto, no es realmente muy beneficiosa a título personal.

Sigue habiendo una pregunta importante, que resuena, sobrevivirás o no... pero al final te morirás. ¿Qué piensas hacer mientras tanto?

¿Qué piensas hacer con tu vida?

¿Vas a hacer algo con tu vida?

¿Vas a hacer algo por el Mundo?

¿Vas a hacer algo grande, por los demás, o para ti mismo, o vas a seguir dentro del redil? 


Visto: 43 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Festejando el amarillo Esta frase me gusta. Yo tomando una curva en la Suzuki TU Como cambiar de marchar CPI SM250 Supermoto Tomando curva paraguas Partidita Chinos en formación Buscando trabajo Vendiendo cosas
 #1 Avatar de   Invitado: juan carlos   28/10/2014 a las 21:32
que grande eres, te ha nacido la conciencia y has entregado un memorando (declaracion de intenciones) a todos los empleados de tu empresa????? revisa la peli: Jerry mcguirre... jejejejeje

 #2 Avatar de jesus   jesus   29/10/2014 a las 03:19
No, no... vamos a ver. La empresa preparó una nueva versión de la normativa interna para los empleados. La normativa tenía dos puntos que yo sabía que no eran legales, y además, durante la presentación, me tocaron los cojones. Así que cuando me tocó firmar, puse en duda su legalidad. La cosa fue escalando de la recepcionista/secretaria hasta el dueño de la empresa, y se montó la de Dios es Cristo, aunque gané (les acabé llevando a una mediación con el gobierno, porque no paraban de meterme caña y amenazarme). El gobierno les dijo que yo tenía razón, y que no podían tomar represalias contra mí por esto. Yo evidentemente no lo hice por mí, sino por una cuestión de principios. ¿Sabes cuántos compañeros de trabajo me dieron las gracias por mejorarles las condiciones laborales? Sí, la respuesta es.... cero. Ningún compañero de trabajo me dio la gracias. En este país son todos una panda de mierdas. Muy pocos luchan por sus derechos, muy pocos levantan la voz, muy pocos disienten o ponen en entredicho las situaciones de dudosa moralidad. A ellos mientras les den internet gratis en el curro para poder mirar Facebook están más que contentos. En España ocurre un poco eso, pero casi que se entiende que la gente tenga miedo a protestar porque dado cómo está el percal piensan que van a perder lo poco que tienen. Aquí en Taiwán lo primero es que el decir no a un superior es impensable, y lo segundo, que la cultura china es más indirecta. No decir las cosas a la cara para evitar problemas, sino hacer lo que sea a espaldas. Esto se aplica en muchas situaciones. Tardé en arrepentirme de lo que hice, y tampoco es que me arrepienta en sí, pero da bastante rabia el ver cómo es la gente acá, que no tienen sangre en las venas, que no tienen cojones de decir nada a la cara, que no luchan por su propio interés, y que cotillean muchísimo sin tener ni puta idea. Por ejemplo, una zorra se puso a relatar en fascículos esta pelea con la empresa por facebook. Según me lo traducían veía que ella andaba bastante perdida respecto a lo que pasaba, pero eso no la impedía inventarse la historia y poner verdes a unos y a otros. Patético. Se lo dije por Line, y la zorra calló, no dijo nada. De nuevo, la falta de cojones, el evitar cualquier confrontación directa... eso sí, por la espalda todo el mundo se queja de todo y de todos.


Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC