Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   24/10/2014 a las 05:56
¿De qué va Under the skin (Bajo la piel)?
Foto: ¿De qué va Under the skin (Bajo la piel)?

Incontables son las pajas mentales en las que devienen muchas películas recientes, en las cuales el director opta por un lenguaje o un estilo diferente, o un tema y una manera de tratarlo que por lo poco convencional acaban con cinéfilos sin poder dormir por la noche, con cerebros en febril efervescencia de ideas que no cuadran, metáforas y mensajes ocultos sobre una realidad que va más allá de la trama en sí. 

Under de skin, con una Scarlet Johansson muy jamona, muy cañón, es una de ellas. La gente se pregunta qué es realmente lo que pasa en la película. La gente se estruja el cerebro, las neuronas se cortocircuitan y el pueblo llano forma turbas en Internet lanzando la pregunta al ciberespacio: ¿de qué coño va Under the skin? ¿Es Scarlet un gancho en una trama de robo/sustracción de órganos? ¿Quizás de trata de blancas? ¿pertenece de algún modo a la mafia rusa y por eso se viste como las rumanas que trabajan en la calle Montera?

En realidad la película no podía ser más fácil de interpretar. Como en mucho otros casos, sólo hay que aceptar los hechos según se nos van presentando, aceptarlos con inocencia eso sí, y aceptar la verdad de todo ello, desde el principio.

La película empieza con una confusa voz femenina, que repite sonidos del inglés, como queriendo reafirmarlos. Como cuando tú dudas sobre cómo se dice algo en español "¿se dice estrínsico, extrínsico, o extrínseco? trinxi... trinsi... extrin... estrín... ¡mierda!".

Seguidamente aparece Scarlet Johansson desnuda, poniéndose la ropa de otra tipa que yace en el suelo. Scarlet se ve contrariada, como saliendo de un malentendido, pero con decisión... como si luchara contra algo.

Scarlet decide deambular por la ciudad buscando algo o alguien. Intenta entablar conversaciones con los lugareños pero, y aunque trata de disimularlo, hay algo que la diferencia de ellos: el idioma. Scarlet hace el esfuerzo en hablar un inglés claro, bien pronunciado, bien articulado, con los fonemas que se ha tirado horas ensayando en casa, pero los lugareños en cambio hablan una jergoniza indefinible, llena de deformaciones, ruidos, y giros sonoros insospechables, sorprendentes a la par que malsonantes. Scarlet se arma de paciencia e intenta entenderse con ellos, pero le resulta extremadamente difícil.

La desesperación y la frustración se apoderan de ella, y decide vengarse de algunos de los hablantes más indescifrables insinuándose muy directamente primero, y llevándoselos luego a su casa (que parece la de la matanza de Texas pero sin haber pagado la factura de la luz). Entrar en casa y despelotarse es uno. ¡Al fin en casa! Ahí confirmamos que ha cogido unos kilos pero que sigue estando güena. Según avanza en bolas, los lugareños dejan a un lado su extrañísima lengua así como su ropa y un rastro de babas, y el director nos muestra sus penes por si nunca habíamos visto uno y queríamos comprar. Pero algo realmente estúpido ocurre: mientras que Scarlet anda perfectamente por encima de una tarima negra, los hombres deciden andar un poco más a un lado, hasta meterse, escalón tras escalón, completamente en una piscina llena de aguas fecales y mierda, donde se quedan inexplicablemente a pasar el rato y a esperar al siguiente idiota bárbaro, con el que seguramente no puedan follar como querían hacerlo con Scarlet (que está rellenita pero jamona, eh), pero al menos hablan el mismo idioma que ya es algo. "Gud dai mait, haur yah? da da guten tag. Gueitin, hu?".

Scarlet, cada vez más loca, sigue tratando de buscar desde su furgoneta de gitanos conversación con todo tipo de hombres de la calle, pero ninguno parece hablar algo mínimamente inteligible. Seguramente a consecuencia de la desesperación, un día se mira en un espejo, y cobra consciencia del absurdo de vivir en un sitio donde la gente habla tal perversión del ¿inglés?. Así que decide liarse la manta a la cabeza y se pilla las de Villadiego. "Me voy al campo, que os jodan taraos". A todo esto, un amigo suyo motero decide ir tras ella. El tipo no habla la amorfidad linguística que hablan los lugareños. Pero tapoco inglés. Ni habla nada de nada. Vaya, que parece entre autista y psicópata peligroso. Seguramente sea por esto que Scarlet huye como de la mierda. Además el motero parece pasárselo mejor con sus colegas moteros, dando vueltas por ahí hasta las tantas, aunque llueva o nieve, qué más da. Yo en el fondo le entiendo, me encanta salir por la noche con la moto... pero yo al menos me quito los putos cueros de la moto y me visto de persona normal de vez en cuando...

La película sigue y sigue y sigue. Aprendemos que si las tías no cagan, Scarlet no tiene chumino, que los tíos a los que conoce todos ellos fueron al mismo logópeda (que era o bastante hijoputa o un cachondo con mala baba). Al final todo esto la pone negra y un hijoputa la quema a lo bonzo.

Fin.

Espero haber aclarado las múltiples dudas que desvelan las noches de los cinéfilos más inquietos: ¿Es Scarlet Johanson un extraterrestre? ¿Vive Scarlet Johanson entre extraterrestres? ¿Qué idioma hablan los humanoides en Under the skin? ¿Scarlet tiene todo lo negro, o lo tiene todo negro? Under the skin es simplemente la historia de una mujer incomprendida e incapaz de comprender a los que tiene alrededor, todos una panda de deformes linguísticos que la torturan con un acento imposible hasta que ésta se pone negra. That's it.


Visto: 297 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Aromatizando el cuarto Corrupcion de menores Sin comentarios I love you y esas cosas Mas monos asesinos Perro conductor? Esta mujer se queria casar conmigo Zapatero es un buda en India!!!!! Haciendo el gilipollas con unas gafas prestadas Yo afeitado! A mitad del afeitado

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC