Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   25/08/2010 a las 08:51
Un repaso a los ultimos dias
Foto: Un repaso a los ultimos dias Pues senores, llevo ya tres dias en Cochin, o Kochin, un pueblo ciudad o lo que sea de origen portugues, dividido en distintas secciones, algunas de ellas islas, con cierto atractivo para el turista medio, en el que podria medio incluirme... si no fuera porque sus danzas tradicionales me la pelan bastante, y no se si estoy dispuesto a dejarme los 6 euros que piden por pasearme en los "Back Waters"...

Nos encontramos con Pablito en Hampi, complejo de templos reconvertido en guetto para turistas, donde se confinan no sin cierto placer y connivencia extranjeros rubios en convivencia con senores vestidos con toallas tapando rabo y nalgas... pura poesia, oigan.

Tras una estancia de cuatro dias, decidimos mover el culo a donde la senorita Sofia queria, o sea, a un pueblo de montana de nombre Ooty, el cual no tiene mucho aparte de un parque nacional que cruzamos con el autobus, elefantes cruzandose en la carretera y carteles amenazando del peligro de los tigres inclusive. Cuando llegamos alla, Pablito pudo comprarse una chaquetilla / sudadera para encarar el fresco de la montana (unos indios muy espirituales le robaron una mochila en el tren de camino). Pasamos una noche fresca en un hotel hotel, con sus cosas de hotel y tal, y al dia siguiente nos entretuvimos en el lago artificial, con un bote a pedales. Atacamos al abordaje los botes de los indios, los cuales se lo tomaban unos con sorpresa otros consonrisa. Finalmente, para asustar a Sophia o mas bien para putearla, arremetimos contra las ramas de un arbol que se metia un poco en el lago, con el divertido resultado de Sophia chillando, su paraguas doblado bajo las ramas, y todos llenos de una especie de semen verde vegetal que nos empapo a todos. Me cago en el arbolito de los cojones.

Poco mas que hacer, asi que cogimos en el mismo dia uno de los llamados "Toy Train" montana abajo, con la intencion de llegar algun dia a Cochin. Compartimos espacio vital con otros treintaaneros indios, que eran un poco cantosos y se divertian llamando la atencion de todo el vagon con bromas y chorradas. Al final, a pesar de ir un poco de guays, pudimos hablar un poco y todo, y no lo pasamos mal. Otro trenecito mas y llegamos a Coimbatore, una ciudad que me dio buenas sensaciones, aunque no debe de tener mucho interes turistico. Lo cual me gusta. Pero solo pasamos una noche, cenita y paseo incluidos. En la cena yo pedi una masala de setas (champinones, como no), y Sophia y Pablito se decantaron por el pollo con ajo. Cuando les sirvieron una masala con pollo, me parti la idem, jejeje.

Hay que decir que la textura de la/el masala a veces es la misma servida en el plato que decantada en la tina del retrete. Misma textura, mismo color, en fin, misma apariencia y habria que ver si mismo gusto. Esta en concreto era extra fuerte, y todavia a dia de hoy notamos sus efectos al ir al cuarto de bano...

La cena tuvo otras anecdotas divertidas: pedi un huevo frito (los vi en otras mesas), y me sirvieron una especie de revuelto de huevo con cebolla, que tampoco estaba mal. Pedimos dos Pepsis y un chapati (pan), y nos trajeron dos chapatis y una pepsi. Al final saben como hacer negocios.

Al recibir las vueltas de la cuenta, nos devolvieron 10 rupias que estuvieron exactamente 3 segundos y medio en la cestita, pues el tio ni corto ni perezoso decidio que queriamos darle propina. Nos empezamos a mear de risa, y le pregunte luego que que habia pasado con las vueltas, que me parecio ver 10 rupias y que luego no estaban. El dijo que mi amigo era muy generoso, o algo asi, y nos descojonamos otra vez.

Al dia siguiente llegamos aca, y Pablo se reencontro con su novia, y nos empezo a mostrar su afan independentista, que comprendemos y respetamos y tal y cual. Vamos, que cada mochuelo a su olivo, y creo que la siguiente parada para nosotros va a ser unas playas al sur. Cuando sepa el nombre, os lo cuento.

Y eso es todo! Relajado, aunque puteado por la lluvia y por una diarrea intermitente. Sophia me sigue pareciendo la mejor compania nunca vista para un viaje, o por lo menos la mejor que he tenido en mi vida. Pasa de las tipicas compras gilipollas, no discutimos (en realidad seria imposible hacerlo, es muy reservada y lo contrario a mi personalidad conflictiva), y en medio de este relax tenemos tambien nuestras risas. Seguramente ella no puede decir lo mismo de mi, jejeje, pero tampoco creo que sea tan mala compania, teniendo en cuenta que tanto para ella como para mi es la primera vez que estamos mas de dos meses con alguien, 24 horas al dia, y seguimos teniendo planes juntos. A Tailandia, quizas a Laos, o Myanmar o Vietnam, y despues a China. Y sigo teniendo en mente acompanarla a Taiwan. Madre de Dios, estoy hecho todo un Peter Pan irresponsable :)

Visto: 125 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Discontinuidad en las sillas Trenes en India Pablito y el guia Lucknow Tren de via estrecha Un poco de Darjeeling Lodi Garden, en Delhi Red Fort Paseíto mañanero en barca por el Ganges Pushkar, un lugar auténtico de la India Taj Mahal en Agra

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC