Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   10/09/2010 a las 18:30
Tailandia, Bangkok, Madrid, la vida.
Foto: Tailandia, Bangkok, Madrid, la vida. Buenas... mientras subo fotos a Picasa, aprovecho para escribir unas líneas, que ya llevo unos días sin poder hacerlo...

Es cierto que a veces Sophia y yo somos unos vagos redomados y no movemos el culo de un sitio por pura pereza, pero a veces también ocurren cosas que se escapan de nuestras manos, o simplemente entre pitos y flautas las cosas no coinciden como debieran y estamos en un sitio más de lo necesario. El caso es que ésta va a ser la quinta noche que pasamos en Bangkok, y tampoco puedo decir que yo haya visto muchas cosas. Casi dos días enteros a la basura por el tema de la cámara y falta de coordinación/planificación.

Tras haber estado tres meses en India y Nepal, hay que decir que llegar a Bangkok es como soñar, como estar en el paraíso. Limpieza, comida variada y sabrosa y acceso a un montón de lugares maravillosos por un precio que dan ganas de metérselo por el culo a los Indios (que teniendo una mano de obra y unos costes realmente bastante menores que acá, te clavan a base de bien...).

Tras separanos (no sin un miedo estupido a que algo salga mal y no vaya a volver a verla) en India para coger distintos vuelos, me compré un par de libros introductorios sobre Freud (viejo conocido, pero mal recordado) y Jung (tipo que me suscitaba cierto interes y aversion a la vez). Mientras ella volaba más tarde, yo tenía que coger dos vuelos distintos, uno a Colombo (capital de Sri Lanka, sitio que quiero ver algún dia), y otro de Colombo a Bangkok. En el primer vuelo acabé hablando de esto y aquello con un tipo majo que me ofreció de su cerveza y me dió su tarjeta por si algún día me paso por Colombo. Qué gente mas maja, vaya. Mientras, yo leyendo el librito, que esta ilustrado de una manera muy chula, con muchas pollas y tetas, ya que de Freud hablamos. A ver qué quería realmente el hombre este de Sri Lanka :P

Una vez en Colombo, tuve que pasar dos horas muertas por los pasillos del aeropuerto, haciendo nada, o bueno, atendiendo las chorradas de cierto personaje que ha estado montándola acá ultimamente. Una pena, porque me hubiera gustado tener más tiempo para poder leer las noticias de España, que ando un poco desconectado. De vuelta al avión, y me congelo de camino a Bangkok, a donde llego estornudando cada dos minutos. Mal vamos.

En el aeropuerto de Bangkok ya empiezo a ver exoticas chicas, realmente atractivas, de las que me cuesta quitar la mirada. Por cierto, que la mayoria de la gente era así como chinesca, y me empieza a molar mucho el rollo asiático. Pero en realidad lo que me apetece es encontrarme ya con Sophia, mi china preferida. Y al rato, ¡ahí estaba!

Quizás le interese saber a alguien que es importante, si entras varias veces a India, pasar por la oficina de inmigración para registrar tus entradas a India. Yo no tuve ningún tipo de problema, pero a Sophia la retuvieron un buen tiempo en el aeropuerto...

Una vez juntos, a eso de las 7 de la mañana, cogemos el tren a la ciudad, que resultó ser la mejor y más barata de las opciones. Lo primero que hice al pisar la calle, fue degustar unos tallarines que estaban de muerte. Dios mío, ¡qué pronto voy a recuperar mi peso! jejeje.

Bangkok es una ciudad grande, sembrada de raascacielos y espolvoreada de dorados tejados de templos. Hay una mezcla de modernidad, tradición, turismo, sexo y pobreza que es cuento menos llamativa. Lo bueno que tiene el ambiente, algo superficial y turístico para mi gusto, es que no es pretencioso, y la gente que viene acá no van del rollo espiritual plasta que puedes encontrar en India. Acá la gente viene a alimentar los sentidos, a beber, follar y disfrutar. Y a mí me parece bien, al menos que las cosas queden claras desde el principio.

Nosotros por nuestro lado hemos visitado ya unos cuantos templos, y yo en concreto un par de veces el servicio técnico de Nikon. No quería escribir nada de la cámara para que cierta persona no se creyera que tengo la necesidad de responder a su necendad, pero sí tenia ganas de decir que esta cámara es un todoterreno bien construído, sólido, y de innumerables ventajas. Y luego un día le cambie la batería sin apagarla, y se me descojonó. Servicio técnico de Nikon, presupuesto: unos 212 euros. ¡¡¡Cómo algo tan caro y supuestamente tan bueno puede tener un fallo tan estúpido y de consecuencias tan molestas!!!

Así que ahí dejo la cámara y al día siguiente, cuando ya han cerrado la tienda, echo un ojo al correo: el presupuesto se había duplicado! La madre que los parió, ahora incluían limpiezas y sustitución de piezas del todo innecesarias. Con un cabreo de órdazo me presento al día siguiente, y pido explicaciones. La cosa acabo unas dos o tres horas más tarde, sin los cambios superfluos realizados, y con una factura de 120 euros. Y yo cabreado como un mono. Y la responsable del negocio, más. Y con razon, porque según miro Internet, el presupuesto que me habían hecho era razonable. Me siento en ese momento medio enfadado, medio inspirado :D

Por otro lado, me acosan desde hace unos días pensamientos tristes. Movidas con un colega de Madrid a causa de unos comentarios que le hice en tono de broma. A veces puedo resultar extremadamente molesto, pero no esperaba ni que se lo tomara así, ni que reaccionara así. Pero éste no es el lugar ni el momento. Por otro lado, una sensación de tristeza profunda me atora cuando me doy cuenta, con mi mente y con mi cuerpo, de que esa persona con la que he estado viviendo 24 horas al día desde hace tres meses, no va a estar mas conmigo, a mi lado. Y la voy a echar de menos muchísimo. Lo bien que lo hemos pasado, las risas, los cariños, los silencios, las experiencias juntos, el acostarte y levantarte, no para decir adiós, sino para proseguir el camino juntos. Esto es algo que muy pocas personas conocen, aunque lleven de convivencia o casados años. Es algo que sólo cuando se es viejo o un privilegiado se puede conocer. Y ni eso.

No quiero escribir demasiado sobre esto, quizás es algo demasiado personal para esta web, y quizás tampoco deberia de ponerme melodramatico, pero la idea de volver a mi vida normal, y no contar con ella, es una carga doblemente pesada que me empieza a hacer daño desde ya.

Visto: 96 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Bienvenidos a Tailandia La moto Khao San Road Puestos Cruzando el rio Monumento a la madre que le pario Masajes White temple, templo blanco o simplemente Wat Rong Khun (IV) Edificio dorando en el templo Wat Rong Khun White temple, templo blanco o simplemente Wat Rong Khun (III) White temple, templo blanco o simplemente Wat Rong Khun (II)
 #1 Avatar de jesus   jesus   10/09/2010 a las 18:35
Uooops, he estado reenviando este post varias veces por unos temas relacionados con la foto, y creo que he borrado parte de la entrada.... el final... arf! No acababa tan pesimista!!!!

 #2 Avatar de jesus   jesus   12/09/2010 a las 14:10
A ver... que no se me mal interprete, que ya me han dicho por ahi que si me gusta mas Tailandia que India, que si Tailandia es el paraiso de los pederastas... No me mola el rollo superficial de Bangkok, ni el cachondeo prostitutivo de la zona. Peeeeero, despues de 3 meses arriba y abajo de India y Nepal, venir a un pais mas limpio, con mas oferta gastronomica, con menos plastas espirituales, menos gente y menos timo al extranjero, ES TODO UN PLACER. :)

 #3 Avatar de Jamem   Jamem   13/09/2010 a las 19:58
Y aqui es donde me muero de la envidia. Tengo muchas ganas de conocer Thailandia, pero me da que no va a ser en breve.

 #4 Avatar de jesus   jesus   14/09/2010 a las 16:59
Bueno, no te quejes que tu y yo sabemos que en esto de los viajes tienes poco que envidiar :)


Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC