Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   26/11/2010 a las 01:11 Valoración: 4
Viajar a China: consejos y cosas a tener en cuenta
Foto: Viajar a China: consejos y cosas a tener en cuenta Viajar a China es toda una experiencia llena de exotismo, que siempre gustará aunque podría resultar relativamente complicado e incluso, a veces, un tanto desgastante. Pero nunca nadie se arrepentirá de haberlo hecho.

El motivo de todo esto es las obvias diferencias entre nuestra cultura y la suya, que aparte de llamativa, a veces amable, y de estética realmente atractiva, en ciertos casos puede no encajar exactamente con la idea que teníamos previamente de ellos... y de lo que es educación.

  • Lo primero de todo es mentalizarse del sitio a donde uno va: una especie de capitalismo engarzado en un régimen unipartidista comunista. Suena extraño, y lo es. Una pena o una suerte para el viajero, pero las cosas ya no son como antes, y conviene no hacerse ilusiones con la poética imagen de las películas de hace años. Lamentable o afortunadamente, China se trata de un país moderno, que ha cambiado muchísimo en los últimos años, aunque todavía queden miles de sitios exóticos (pero... ay, difíciles de acceder).


  • Pero empecemos por el principio. El vuelo. A día de hoy puede salir realmente barato, considerando la tremenda distancia de la que hablamos, al menos si vuelas desde España. Destinos baratos son los grandes aeropuertos, como son Shanghai, Bejing (más que el anterior), y Hong Kong (¡más que los anteriores!). He llegado a ver vuelos por unos 500 euros... buscando y con un poco de suerte...


  • El tema del VISADO. Para acceder a China siendo europeo, lo mejor es hacerlo desde Hong Kong, que forma parte de China pero es un territorio de régimen especial, con su propia administración, y que por lo tanto tiene sus peculiaridades. En concreto, si sólo viajamos a Hong Kong, no hace falta ningún papel en especial. Si una vez en Hong Kong, queremos pasar a China ?Main Land?, o sea, China propieamente dicha, entonces necesitaremos un visado que al menos será de 30 días. La forma más fácil de obtenerlo, sigue siendo en Hong Kong. Curioso. Mejor que en otros países, y siempre depende, pero seguramente más barato. Se puede pedir en agencia o en los propios alojamientos, que normalmente ofrecen este tipo de servicios, rápidos y ?económicos?.


  • En relación al pasaporte, conviene saber dónde estamos. Aparte de que nos será pedido en teoría en cualquier alojamiento (normal), también es necesario para otras muchas cosas, como conectarse a Internet (toma ya). En caso de pérdida, lo que dice la administración china es que se deberá notificar la situación en la comisaría más cercana con servicio de inmigración, en donde podrían darte el justificante el mismo día (hay gente que lo ha logrado), pero en principio te mandarán volver en 3 días laborales. Dicho justificante es tan sólo una hojita de papel en donde rellenan dos campos, con nombre, fecha y poco más. Además, se deberá conseguir un permiso de residencia temporal por parte de un hotel, que será (creo recordar) necesario tanto para ir a declarar la situación en la oficina de inmigración como para pedir un nuevo visado. Pero el visado se estampa en un pasaporte, claro. Para obtener el pasaporte hay que dirigirse con el justificante obtenido en la oficina de inmigración al consulado más cercano de tu país, en donde además te darán una carta para la administración china. Con dicha carta, el pasaporte y el recibo o justificante de la denuncia, deberían de ser suficientes para volver a la oficina de inmigración y pedir un nuevo visado. Pero... no todo es tan fácil. En el caso de que el consulado de tu país te extendiera un pasaporte temporal, que es lo que a mí me pasó, el número del documento no coincide con el del antiguo documento, y por lo tanto, con el número que está escrito en el permiso de residencia temporal proveído por el hotel, por lo que habrá que pedir un nuevo justificante temporal pero con número del nuevo pasaporte...


  • La legislación China es una de las más estrictas del mundo, no siendo además muy flexible ni lógica en todos los casos. China se esfuerza por modernizarse y dar al mundo una imagen atractiva en este sentido. Pero para todo lo que se vaya a hacer que pueda tener consecuencias legales, o estar relacionado de alguna manera con leyes, hay que ser sumamente serios.


  • Respecto a los medios de transporte, los autobuses locales son una muy buena opción tanto para recorridos medios o cortos, como para largos por la noche, en los denominados sleeper. El problema es que no siempre es fácil localizar el punto de venta (muchas veces en kioskos de otras cosas cercanos a una estación de autobuses o de trenes), o localizar la estación con nuestro destino. Las guías de viajes y los lugareños son las mejores fuentes de información.


  • Los trenes son la otra gran opción, cómodos y seguros hasta donde yo he podido observar. En el interior del país suelen ser menos modernos y más baratos, y para los desplazamientos en la costa este, se dispone de una red muy rápida y moderna pero algo más cara, o quizás se podría decir que bastante más cara. Cuidado con las fechas, pues en Año Nuevo chino, con fecha variable en Febrero, se da el mayor desplazamiento humano del mundo, con todos los trabajadores que viven lejos de su familia yendo a visitarlos por estas fechas. Pero China sigue estando superpoblada el resto del año, y para ciertos recorrido es muy difícil conseguir billete sin no se hace con algo de antelación. Si no se consigue billete, comprobar estaciones aledañas de origen y destino, pues... oh, sorpresa, las cosas pueden ir a mejor.


  • Importante si vas a coger un tren: la puntualidad. En China los funcionarios se rigen de manera estricta por normas que no son precisamente ni lógicas ni estrictas. Fueron pensadas para mantener un orden dentro de un país grande, pero a veces se tornan un tanto absurdas. En concreto, si vas a coger un tren, el andén permanecerá inaccesible hasta 25 o 15 minutos antes de la hora de partida, dependiendo de la estación (y quién sabe de qué más). El problema viene de que sólo te dan unos minutos (variables también según la estación y quién sabe qué más) para entrar al andén, tras los cuales ya puedes rogar y llorar si quieres, que no te van a abrir. Y suelen cerrar las entradas a conciencia. Lo digo, porque nos pasó creo que tres veces, y perder un tren, puede ser un gran problema.


  • Tema del agua. Se recomienda extensivamente no beber directamente del grifo, debido a los altos niveles de contaminación. La lógica y el sentido común dicen que esto es cierto, pero también se encontrará toda habitación con termos de agua, o jarras para calentar el agua. Esto es algo absolutamente normal en China, ya que están acostumbrados a beber agua caliente y sobre todo té (grandísimos amantes del té). Cuando se hierve el agua, se matan bacterias y demás, pero siempre quedará la duda de cuánta cantidad de metales pesados y demás materia inerte flota en el H2O... Por otro lado, también es interesante saber que en trenes, autobuses y sus respectivas estaciones suele ser accesible agua caliente potable, necesaria para preparar té, noodles o fideos instantáneos o cualquier cosa que se compre en el supermercado y que requiera agua caliente. Es un ahorro, y es muy cómodo. De otra manera, comer en el tren se convierte en algo caro y no necesariamente delicioso.


  • Buscar alojamiento en China puede ser muy fácil o muy difícil, sobre todo si se tiene pasaporte o no. Si pasaporte en una zona más alejada del dominio del mal, no es tan difícil. En cualquier caso, hay que subrayar que los hostales de la juventud o youth hostel NO son la opción más económica en China, distando además mucho de serlo. La oferta más normal, más autenticamente china, puede resultar muchísimo más barata que estos supuestos alojamientos económicos. Así que nos os dejéis engañar por el atractivo de su nombre. El problema está en la cara de occidental y en la barrera idiomática, pero algunas veces esto se salvará gracias a que en muchas estaciones de tren y autobús habrá gente que te llevará a su hotel, casa o piso, con un precio que se advierte al principio y en algunos casos se puede regatear. Yo siempre he sido enemigo de aceptar ninguna oferta de comisionistas en la calle, pero se ha demostrado ser un medio muy fácil y mucho más barato que otros, de encontrar alojamiento en China. Precios orientativos de estas ofertas, desde 50 Yuan a 170, dependiendo calidad de prestaciones y ubicación. Además, hay algunas cadenas de absoluta confianza, de trato profesional, y más baratas que las que aparecían en mi Lonely Plantet, como por ejemplo: Pod Inn ¡Todo un hallazgo!


  • Comer en China es uno de los motivos para ir a China. Y lo digo yo, que he comido con un presupuesto realmente bajo, o más bien misérrimo. Empanadillas al vapor y también fritas, arroz frito, bollitos o ?bun? en inglés, verduras y tofu, fideos fritos o en sopa, cerdo crujiente, frito, asado, en salsa de soja... pollo, pavo, cordero... dulces, sopas, frutas exóticas... es demasiado y yo no conozco el nombre en chino sino su traducción al inglés, lo cual NO es útil en China. Recomiendo ir siempre con la guía, con un papel con los nombres en chino, o con una persona de habla china. Si no, ir a los restaurantes adaptados a los extranjeros, de los cuales no tengo ni idea. En gernal, desde 2 o 3 yuan para unas empanadillas, hasta 10/12 yuan por una comida ya más completa con arroces, cerdudas, sopas... debería de ser la meta a conseguir. Puestos callejeros y locales populares, siempre las mejores opciones. Para los viajes, hacerse con noodles instantáneos y cereales o polvos para disolver en agua caliente.


  • Los chinos son majos, pero ruidosos. Alojamientos y medios de transporte dejarán al viajero con ganas de volver al mundo de los sueños... quizás tapones para los oídos y antifaz para dormir, sea algo necesario para más de una persona.


  • Algunas diferencias culturales pueden resultar desagrabables. Aunque el gobierno se esfuerza en erradicar esta conducta, y lo ha logrado en ciertas áreas con mayor educación, como grandes ciudades, el chino medio (y la china media) se deleitan no sólo escupiendo, sino en los preámbulos, emitiendo así sonidos grotescos y exagerados, diría yo que hasta innecesarios. Pero los hacen, y luego escupen. Así también con los eructos, aunque en cuestión de flatulencias ahora mismo no recuerdo nada. Si uno se encuentra en una de estas situaciones, al menos comprender que es que allá esto es algo sano, natural, y con matices deportivos.


  • La gran mayoría, infinita mayoría, de los chinos, no sabe inglés. Por lo que la barrera idiomática puede resultar un grave problema en más de una situación. Hay sitios que serán inaccesibles al viajero a no ser que se entregue a los servicios de algún profesional, o viaje con un chino parlante, como yo :). Se aconseja llevar escritos (imprimidos) los nombres de los lugares a donde se quiere ir y de la comida, para saber qué es lo que se vende. Aprender los números es relativamente sencillo, y preguntar el precio de algo tampoco presenta demasiada dificultad. También es cierto que la entonación cambia radicalmente el significado de las palabras... así que en el mejor de los casos, no os entenderán. En el peor, igual les dices algo que suena realmente mal.


  • El chino tiene mucho interés en ti. Aunque algunos pocos siguen siendo reticentes al extranjero occidental, y los miran con recelo o directamente mal, mucha gente siente sana curiosidad y hasta alegría de verte. A mí me han saludado y se me han presentado en situaciones de lo más extrañas, como en una tienda de ropa, buscando comida en un pasillo de un supermercado, o sacando dinero en un cajero automático. Sólo por el mero hecho de ser occidental, para muchos de ellos, una novedad absoluta.


  • Conseguir conexión a Internet en área urbana es o debería de ser fácil. Sus símbolos en chino son facilmente reconocibles y la hora de conexión es barata, de 2,5 Yuan a 5, dependiendo incluso de la zona del establecimiento que se siente uno. Muchos hoteles disponen de WiFi y en algunos las habitaciones cuentan con ordenador.


  • Respecto a las compras, qué comprar, qué es típico, etc... de nuevo, yo no soy la persona indicada para hablar de esto, pues odio comprar regalos y recuerdos de viajes. Lo típico en China es la comida, el té, y la artesanía, ya se trate de metales o de barro. A mí me encantan los juegos de té, con sus bandejas y unas hermosas teteras que nunca he visto antes, pero que son relativamente caras. Por otro lado, China es bastante barato en electrónica, posiblemente tanto como Hong Kong. Pero hay que saber dónde comprar, asegurarse de que el producto esté bien, y obtener recibo y garantía. Yo he comprado un objetivo muy caro y sólo me arrepiento de haberlo comprado, pero no por haberlo hecho en China. Aparte, si tuviera que comprar otra vez la misma cámara, iría a China a hacerlo, de cabeza. Pero esto son otros temas. Lo más tentador de comprar en China, para mi gusto, es el té, que es buenísimo.

Visto: 3074 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Paso de peatones en China Metro de Shanghai Metro de Shanghai Puente en el lago de Hangzhou Casita de té en el lago de Hangzhou Lago de Hangzhou Parque en Suzhou Otra de Suzhou Noches y neones Porteadores guevones Otra estampa de...
 #1 Avatar de Jamem   Jamem   30/11/2010 a las 18:17
Pues me es muy util todo esto! De todos modos cuando me decida a ir, ya me contaras mas cosas... Lo de los andenes de las estaciones ademas de muy curioso, es muy util saberlo, porque es algo que te puede descolocar mucho el primer dia que cojas uno. Sobre la comida no digo nada, que a estas horas me rugen las tripas!

 #2 Avatar de jesus   jesus   29/12/2010 a las 17:59
Bueno, estaba pensando que si vas para China, me vas a ayudar a amplicar esta lista de consejos.. o confeccionar una propia, jajaja :D


Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC